Cómo convertirse en un maestro del montaje de Carpas

by

Un concierto, una recogida de firmas, un festival de comida o una tienda fugaz. Todos ellos son momentos importantes para presentar tu marca al público y, sin lugar a dudas, hay que hacerlo de la mejor forma posible. Pero hay que tener en cuenta que todos estos eventos se llevan a cabo al aire libre y ahí es donde entra en juego un objeto fundamental que todos tienen en común: la Carpa plegable profesional.

Tu mensaje estará protegido del sol y la lluvia, los cuales pueden ser obstáculos para tu marca: demasiado sol arruina tus productos, demasiada lluvia arruina todo el evento.

Tendrías que proteger los flyers, los pósteres, las lonas y todo lo que hayas llevado. Gracias a las Carpas, la solución está al alcance de tu mano.

Si siempre te han echado para atrás porque pensabas que eran difíciles de montar, aquí estamos nosotros para demostrarte lo contrario. Sigue nuestro tutorial y en ocho sencillos pasos tu Carpa estará lista para convertirse en el escenario de tu éxito.

Para el montaje de la Carpa, empieza abriendo la bolsa que contiene la estructura. Coloca todos los elementos en el suelo para tener una visión global de lo que necesitas, cada pieza es importante y no querrás encontrarte al final con una pieza de más que no sabes dónde va.

Coge la estructura portante que encontrarás cerrada y ponla de pie. Sabemos que tú puedes con todo, pero confía en nosotros, será más fácil montar la Carpa si sois dos y mejor aún si sois cuatro. Así que búscate a algún amigo o colaborador que pueda ayudarte y… ¡que empiece el baile!

Ahora sigue estos sencillos pasos:

  1. Colocaos en dos lados de la estructura y empezad a abrir la carpa poco a poco.
  2. Una vez abierta la base, colocad encima la lona de la cubierta.
  3. Ahora es cuando tenéis que fijar el velcro de la cubierta a los soportes. Es importante que os aseguréis de colocar las esquinas en la posición correcta.
  4. Lo más difícil ya está hecho, ahora bajad de una en una las dos palancas rojas que encontraréis en cada una de las 4 patas de la Carpa. Una sirve para levantar y regular la estructura y la otra para tensar el techo.
  5. En el centro de la estructura, bajo la lona, encontraréis una manivela. Empezad a girarla hasta que el techo quede completamente tenso.
  6. Para aseguraros de que la cubierta de la Carpa plegable profesional esté perfectamente tensa, podéis también atarla a la estructura con las dos bandas de velcro situadas al centro de cada lado.
  7. Ahora le toca el turno a la pared lateral. También en este caso hay que fijarla a las patas de la estructura con el velcro situado ex profeso en los bordes.
  8. Último paso: para evitar que la Carpa pierda estabilidad o vuele en caso de viento fuerte, fijadla al suelo. Podéis elegir entre las piquetas, si la montáis sobre césped, y las bases lastrables, si la montáis en la calle o sobre superficies impenetrables.

¡Listo! No ha pasado ni media hora desde que empezasteis y tu Carpa está ya lista para que la decores.

Ahora cambiemos el punto de vista. Ya no eres el que ha montado la Carpa plegable profesional y el que ahora muestra sus productos desde su interior. No, ahora eres el que está caminando por la calle y con el rabillo del ojo ves esa Carpa. Siempre has pensado: «¡Tengo que comprar una!». Siempre te ha parecido un objeto útil, pero no se te ocurría en qué ocasiones podrías usarla. Pues muy sencillo, la Carpa se presta para numerosos eventos como estand y escenario para dar a conocer tu marca y tu mensaje. Veamos algunas opciones:

  1. Un festival al aire libre: puedes poner la Carpa en la zona de acceso y usarla como punto de venta de entradas.
  2. Un festival de comida: la Carpa se convierte en tu estand desde el que atraer a los visitantes golosos con tus cupcakes y tartas o sándwiches. ¡Una pequeña cocina al aire libre!
  3. ¡Los mercadillos de cosas hechas a mano que se organizan en las calles están cada vez más de moda! Participa con tu marca con una reluciente Carpa y muestra a todos de lo que eres capaz.
  4. El verano ha llegado y es tiempo de conciertos al aire libre: ¡la Carpa se convierte en una pequeña tienda fugaz para vender todo tipo de artículos promocionales de tu grupo y convertirte en una auténtica estrella!
  5. ¿Quieres recoger firmas para una causa en la que crees? Una Carpa te puede ser de ayuda. Móntala con algún amigo en la plaza de tu ciudad o pueblo y empieza tu campaña resguardado del sol o la lluvia.
  6. Al fin has publicado ese libro en el que has trabajado durante años y organizas con tu editor una presentación: ¡la Carpa se puede transformar en tu librería fugaz desde la que vender ejemplares y firmar autógrafos!
  7. Es tiempo de relax, eres fisio y tienes un centro, pero tus clientes están todos en la playa. ¿Por qué no seguirlos? ¡Monta tu Carpa en la playa y sigue trabajando al aire libre!

Las posibilidades son infinitas, como tus necesidades, y la Carpa estará a la altura de cualquier ocasión. Roma no se construyó en un día, pero para una Carpa solo hacen falta 20 minutos, ¿a qué esperas?

You may also like