CÓMO HACER CÓMICS CON LA TÉCNICA MANGA: DE LA PÁGINA A LA IMPRESIÓN

by

Manga el el término que se utiliza en japonés para los cómics: fueron algunos artistas de finales del siglo XIX los que acuñaron esta palabra, entre los que se encontraba el gran pintor y grabador japonés Hokusai, para hacer referencia a dibujos e ilustraciones ligeras y agradables.

Sin embargo, el manga empezó a tener éxito tras la Segunda Guerra Mundial. Las tropas estadounidenses introdujeron en Japón los cómics de Disney, como los de Mickey y Donald: esto supuso una inspiración más para el manga moderno del maestro Osamu Tezuka, el «Dios del manga», autor del famoso Astroboy, y que es autor de otras muchas obras icónicas.

Actualmente, el manga se ha convertido en uno de los sectores principales dentro de la industria editorial japonesa y, desde algún tiempo, también está conquistando los mercados internacionales, incluido el de Europa.

Muchos dibujantes y aspirantes a dibujante de cómics recurren a Pixartprinting para imprimir sus historias o crear un porfolio llamativo con la técnica del manga.

Muchos creen que, en realidad, el manga es un estilo gráfico y de dibujo, pero no es exactamente así: se trata de un corpus de técnicas concretas.

Dos mangas de Naoki Urasawa, 21st Century Boys y Pluto

La visión oriental del cómic

Como ya dijimos en el artículo de las bandes dessinée, el cómic no es igual en todo el mundo: dependiendo del área geográfica y de la cultura, las formas de relatar, los estilos de dibujo, los formatos, el tamaño de los ejemplares y la paginación cambian.

Si, por lo general, los cómics estadounidenses dan preferencia a la acción, a las historias en color y a un formato más vertical y en Francia se publican historias en formato cartoné y con cuadros más grandes, el manga, sin embargo, se caracteriza por algunos elementos básicos respecto a la narración y a los formatos:

  • Los sentimientos de los personajes están al servicio de la historia.
  • Formatos de impresión más pequeños y de bolsillo (se llaman tankobon).

Aquí os dejamos una guía sobre cómo hacer cómics con la técnica del manga: un tema que seguramente sea muy amplio y que, para muchos autores, requiere años de estudio. Esta guía, por tanto, no pretende ser muy exhaustiva, sino que se trata de una introducción para los que quieren convertir su pasión en su profesión o para aquellos a los que les interese comprender mejor los códigos y la visión oriental de los cómics.

Salvatore Pascarella: nuestro guía para conocer el manga

¿Cómo crear un manga para hacer un porfolio que enseñar a editores o un cómic de producción propia?

Antes de empezar con el dibujo puro y duro, hay que tener en cuenta que la base de cualquier técnica para hacer cómics son las estructuras profundas y los códigos visuales que se reflejan en la cultura del país de origen. Evidentemente, no hablamos de reglas irrompibles, sino de pautas que se han ido desarrollando de forma natural con el tiempo, gracias a determinados autores, que han influido en la estructura de la página y en los tiempos del relato.

Collage de viñetas del manga de Salvatore Pascarella, Flare-Zero

Para entender mejor este amplio mundo de los manga, hemos hablado con Salvatore Pascarella, alias Salvatore Nives, un mangaka italiano y autor de la serie manga Flare-Zero de dos volúmenes (para el editor EditionsH2T de Francia y para Shockdom en Italia) y de la continuación de cuatro volúmenes Flare-Levium.

La gramática y los fundamentos del manga

Los elementos básicos de los que se compone un cómic son los mismos en todo el mundo:

  • La viñeta es una imagen dibujada.
  • El marco es el conjunto de viñetas que componen una página o una plancha.
  • La calle es el «espacio blanco» que define el tiempo de la historia.

Actualmente, el manga se ha internacionalizado: no solo Japón es la que exporta sus historias y sus autores. Hay cada vez más editores y autores en Europa que han heredado esta técnica del cómic.

Según Salvatore Pascarella, el elemento básico de la narración oriental, llamado Kishōtenketsu, es la partitura rítmica que usan todos los autores de manga tanto para crear las dobles páginas (todo lo que ve el lector al abrir el ejemplar) como las historias:

«Los mangaka siguen siempre los mismos cuatro tiempos: inicio, desarrollo, clímax y final, a diferencia de los autores occidentales, que siguen una partitura en tres tiempos (inicio, desarrollo y final). Los japoneses también aplican esta partitura de cuatro tiempos en cada página. Tezuka hace justo esto al principio de su obra La isla del tesoro: coge estos cuatro tiempos típicos de los yonkoma (cómics de cuatro viñetas verticales) y los une a sus estudios sobre la cinematografía de Disney, intentando innovar desde el punto de vista de la dirección y de los tiempos».

Hay muchísimos autores que han influido y desarrollado el manga a lo largo del tiempo, es imposible citarlos a todo. Entre todos estos, los que sí podemos destacar son:

  • Osamu Tezuka: es el verdadero pionero del manga moderno. Fue el que literalmente inventó los «ojos grandes», que se han convertido en un rasgo distintivo de muchos animes (aunque no de todos). Se le considera el padre del «story manga», haciendo referencia a la historia en 4 partes que hemos mencionado antes.
  • Shōtarō Ishinomori: entre otras muchas cosas, es el creador de algunas de las series más populares de manga japonés, como Cyborg 009, que ha influido en gran manera a todos los autores posteriores.
  • Katsuhiro Ōtomo: creador de Akira, una serie con un grandísimo impacto cinematográfico y que permitió al manga y al anime salir fuera de Japó
  • El Grupo del 24: un grupo de mujeres dibujantes de cómics que influyeron mucho en el llamado manga shōjo (cómics para chicas), a partir de los años Antes de ese momento, las publicaciones para chicas las realizaban solo hombres.
  • Akira Toriyama: hizo que el manga se volviese tendencia con series tan conocidas como Bola de dragón y Dr. Slump.
Ejemplo de una página de Astroboy.

Este podría ser un buen punto de partida para tratar de comprender las estructuras más profundas del manga. Lo importante es no quedarse solo con los «maestros», sino echarle un vistazo también a las publicaciones actuales.

Los elementos característicos del manga

Para crear una página de un manga, hay que conocer algunos de sus elementos más  característicos.

Según Salvatore Pascarella,

«una de las pautas básicas para crear una página es seguir, en todo momento, las emociones que se quieran transmitir al lector. Por tanto, podemos dibujar una viñeta amplia y no sobrecargada si queremos transmitir un estado de ánimo de los personajes relajado, con un equilibrio gráfico entre los elementos de la escena y el bocadillo. Por otro lado, el autor puede crear desequilibrio en la escena: si queremos transmitir tensión, miedo o asfixia, podemos inclinar las viñetas, comprimirlas y crear tangentes entre los elementos. Partiendo de estas premisas, podemos crear distintos diseños de páginas».

 Lo que es seguro es que el manga tiene muchísimos otros rasgos característicos que lo diferencian del cómic occidental. Además del Kishōtenketsu, que es la base de la narración, Pascarella nos ha indicado otros, los más evidentes:

  • Lectura de derecha a izquierda: a diferencia del cómic occidental, el manga se lee «al revés». Sin embargo, algunos autores europeos no siguen este tipo de formato oriental.
  • Detener o controlar el tiempo: en el manga (en el que vale la regla «una viñeta, una emoción») el tiempo se puede dilatar mucho más para darle la oportunidad al lector de sincronizarse con el ritmo de lectura y, por tanto, «vivir» la historia en primera persona. El tamaño de la viñeta está muy relacionado con los sentimientos del lector. Cuanto más grande es, más despacio pasa el tiempo, lo que crea una tensión emocional mucho más
  • Hikigoma: se trata de la última viñeta que hay al final de una página doble, es decir , lo que ve el lector antes de girar la pá Los autores suelen incluir algo de interés aquí, algo que incite al lector a pasar de página, una especie de miniclímax.

En resumen, lo que decide el diseño y la estructura de una página en el manga son las emociones que se quieren transmitir, además de una estructura narrativa que tiene en cuenta en todo momento los intereses del lector.

Página doble de Pluto de Naoki Urasawa

La plancha del manga y el producto final

A lo largo del tiempo, se ha ido codificando un marco totalmente «libre» en el manga: el autor puede superponer las viñetas, agrandarlas o reducirlas a voluntad, entre otras muchas cosas. En general, un ejemplar se caracteriza por los siguientes elementos:

  • Cada página suele estar compuesta de 3 tiras, aunque en algunos casos también pueden ser 4.
  • Cada plancha tiene de 1 a 8 viñetas y esto, evidentemente, varía según qué se quiere transmitir. Es raro que superen las 8 viñetas y, de media, se suelen incluir entre 4 y 8 viñetas por pá
  • Cada volumen varía de las 180 a las 200 pá

Evidentemente, estas son unas reglas generales y cada editor (ya sea en Japón como en Europa) sigue sus propias normas en cuanto al marco y el número de páginas. Algunos autores europeos, por ejemplo, usan un formato de 100 o 130 páginas: todo depende de la historia y de lo que se quiera contar.

Pero ¿cómo se estructura una hoja de dibujo en un manga? En esto tampoco existe una norma universal, pero, en general, «el marco es el que delimita las viñetas cerradas y el texto, y luego está  el margen externo para dibujos o viñetas sin sangrado», dice Pascarella.

En lo que respecta al formato, muchos utilizan el B4 (otros un A4, que es más común). Aquí abajo te mostramos cómo leer las imágenes:

  • La zona roja corresponde al borde de las viñetas y del marco.
  • La zona amarilla es el margen de la página, por lo que se cortará en su límite con la zona verde.
  • La zona verde es el marco externo, que se elimina en la fase de impresió
Ejemplo del marco de un manga.

En la zona amarilla, por tanto, se puede dibujar, pero es mejor no incluir elementos fundamentales para la lectura (como diálogos), porque podrían estar demasiado hacia el centro del tomo.

El producto final suele imprimirse en blanco y negro, tradicionalmente en un formato de 13 x 18 cm (aunque hay otros muchos más). En Pixartprinting puedes seleccionar distintos formatos en la sección Libros, revistas y Catálogos y se pueden encuadernar. Si quieres crear un porfolio de planchas o dibujos, podría servirte una encuadernación fresada y encolada o grapada.

Y con esto acabamos esta introducción al  amplísimo mundo del manga: nuestro consejo es que leas lo máximo posible a los autores y las historias de esta gran tradición para poder comprender a fondo las estructuras narrativas y, por qué  no, descubrir historias nuevas y apasionantes.

You may also like