#Prinstories: David Sheff y los tapetes de juego para miniaturas y juegos de rol

by

«Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo».

Un dicho muy válido que David ha hecho suyo al pie de la letra.

Apasionado, además de inventor, diseñador y creador de juegos, David quería tapetes de juego que cumplieran sus expectativas. Un gran amante de las miniaturas y los juegos de mesa como él no podía contentarse con los que normalmente hay en el mercado, quería algo más.

Combinando así sus habilidades y conocimientos con la creatividad desarrollada en más de 30 años de carrera en el sector, David optó por crear superficies que acogieran muchos momentos despreocupados en familia, entre juegos de mesa y miniaturas de todo tipo y forma.

El toque personal era un requisito estético, pero también funcional: la zona de juego tenía que tener el color, el tamaño y la forma que él deseaba. Y Pixartprinting demostró ser un socio de confianza y adecuado para desarrollar la idea de David, que rápidamente pasó de la cabeza a la impresión.

Los planos de juego creados e impresos por David no son para uso comercial, sino que son creaciones de un gran entusiasta, desarrolladas para animar su increíble pasión por el mundo del juego. No obstante, la belleza y el efecto final de estos «playmats» nos han mostrado cómo el potencial de la impresión puede materializarse en nuevas formas y productos.

¡Adéntrate en el juego con el simpático David y descubre un mundo hecho de pasión, imaginación y mucha inventiva!

¡A disfrutar!

 ¿Quién eres? Háblanos sobre ti y cuéntanos a qué te dedicas y tus sueños, aspiraciones y talentos. ¡Haznos un retrato breve pero fiel!

Soy David Sheff, diseñador de juguetes, escultor, inventor, fabricante de maquetas, diseñador gráfico y realizador de vídeos promocionales. Vivo en el suroeste del Reino Unido, cerca de Bath, y tengo más de 30 años de experiencia trabajando para muchos de los mayores fabricantes de juguetes del mundo. Cuando era pequeño, estaba obsesionado con las miniaturas, la perfecta reproducción de objetos a escala más pequeña. Nunca he perdido esa pasión y, a partir de que tuve a mis dos hijos —Lincoln y Harvey— con mi mujer, Bethan, ¡no tardé mucho en contagiarles el mismo entusiasmo por todas las cosas en versión «micro»! Me encantan los juegos de todo tipo, ya sean juegos de guerra, juegos de mesa o videojuegos. Me interesa muchísimo la mecánica de los juegos y también me entusiasma crear inteligencia artificial para juegos.

Antes de contarnos cómo surgió tu idea, ¿puedes explicar a nuestros lectores qué acabaste produciendo mediante nuestros servicios de impresión?

Creé alfombrillas de campo de batalla para juegos con PVC de grandes dimensiones que sirviesen a modo de capa de base para los paisajes y miniaturas de nuestros juegos de guerra de Star Wars Legion, Team Yankee, Warhammer 40K, Dropzone Commander, Frostgrave y Zona Alfa, entre otros. También diseñé algunas alfombrillas para juegos de cartas como Arkham Horror de Fantasy Flight y Death Angel.

Volvamos al momento en que empezó todo. ¿Cuándo se te ocurrió la idea de este diseño? ¿Fue de manera casual? Cuéntanos un poco cómo ideaste el concepto.

Estaba frustrado por la falta de alfombrillas decentes en el mercado para juegos en miniatura a escala de 15 mm, en particular para Team Yankee de Battlefront Miniatures. El mercado está a rebosar de alfombrillas para juegos de figuritas de guerra a escala de 28-32 mm de diversa calidad, pero yo necesitaba algo de aspecto moderno (el juego está ambientado en los años ochenta) y rentable (¡estoy pelado!). Decidí que al final sería más fácil diseñar yo mismo algo con Photoshop de Adobe y, después, imprimirlo con la impresora Epson de mi casa. Esto resultó ser aún más frustrante, ya que intentar crear una alfombrilla de campo de batalla de 1800 mm x 1200 mm a partir de folios A4 impresos por separado simplemente quedaba fatal. Un día estaba echando un vistazo a Pixartprinting mientras encargaba la impresión de unas etiquetas para la tienda de alfarería de Bethan cuando, de repente, se me ocurrió una idea: podía encargar la impresión de una lona de PVC por mucho menos dinero que una alfombrilla de campo de batalla convencional (que habitualmente se imprime en neopreno), pero tendría una reproducción de la imagen muy superior sobre un material muy resistente.

Una vez que habías dado con la idea adecuada, tenías que marcarte un objetivo. ¿Qué querías conseguir con tu idea?

Quería crear una alfombrilla que fuese fácil de guardar, que aguantase unos cuantos golpes y con una reproducción de imagen excelente. El material de la lona de PVC era perfecto para eso. Desde el punto de vista del diseño, quería crear alfombrillas que fuesen versátiles y, a ser posible, que pudiesen utilizarse para múltiples sistemas de juego. A partir de la prueba inicial con Team Yankee, amplié la idea a otros juegos intentando cubrir las lagunas del mercado y, dado que estaba haciendo las alfombrillas para mí mismo y no para venderlas comercialmente, pude jugar con elementos sujetos a derechos de autor que, como es lógico, normalmente me habrían supuesto meterme en un problema. También quería crear dos tamaños de alfombra distintos: uno pequeño para jugar a juegos rápidos en nuestra diminuta mesa de comedor y otro más grande para jugar en la mesa que tenemos en nuestra caseta del jardín.

Con la idea para el diseño y el objetivo que querías conseguir definidos, ¡lo único que tenías que hacer era crearlo! ¿Cómo lo hiciste? ¿Cuáles fueron las fases de diseño y cuántas hubo? Cuéntanos el proceso que dio vida a tu idea y que lo preparó para la impresión.

Al principio no tenía demasiadas aspiraciones, ya que no quería dedicar un montón de tiempo a un sistema que no sabía si iba a funcionar. Empecé con una alfombrilla que era una adaptación de la que había comprado a un fabricante de alfombrillas de campo de batalla comerciales y que había digitalizado. La alfombrilla original era a una escala de 28 mm, así que la transformé a una escala de 15 mm y dediqué mucho esfuerzo a corregir los colores y mezclar los elementos en Photoshop. Después, imprimí un borrador basto en folios A4, los pegué entre sí y les puse encima un tanque y unos soldaditos, para comprobar que todo estaba diseñado a escala correcta. Tras varios intentos, me quedé satisfecho con los resultados. ¡Ya estaba listo para imprimirlo bien!

Una vez que vi los resultados que recibí de Pixartprinting, encontré la inspiración para crear mis propios diseños. Después de estudiar a fondo con mis hijos qué tendría que tener un campo de batalla óptimo para jugar sobre él, usé papel milimetrado para crear los diseños iniciales. En Photoshop, usé el diseño escaneado como fondo sobre el que empezar a añadir capas de texturas que había creado o encontrado en Internet. Empleé una gran cantidad de enmascaramiento y otras técnicas para obtener una alfombrilla que no usase las texturas de forma repetitiva y que tampoco ofreciese una presentación discordante. No me gustan las alfombrillas de campo de batalla con demasiados detalles y un batiburrillo de elementos, ya que creo que ya puedo crear ese efecto poniendo maquetas físicas sobre la alfombrilla, haciéndola más adaptable de esa manera.

Una de las principales cosas que quería representar en una alfombrilla eran las islas de Scarif, de la película Rogue One: una historia de Star Wars. Bethan me había comprado unas miniaturas para el juego Star Wars: Legión de Fantasy Flight por mi cumpleaños, y pensé que sería fantástico recrear ese entorno. También había recorrido esas islas jugando al videojuego Star Wars Battlefront 2 de EA, lo cual me ayudó a definir qué texturas serían útiles. ¡Muchas veces me disparaba algún soldado de las tropas de asalto que pasaba por ahí mientras estaba concentrado estudiando la transición entre la textura de la capa de arena y la de hojas caídas del suelo!

¡Llegó la hora de imprimir! ¿Cómo usaste el servicio de impresión a la carta para producir tu diseño? ¿Qué materiales escogiste? Y ¿por qué escogiste esos materiales y esa técnica de impresión?

Las fantásticas herramientas que ofrece el sitio web de Pixartprinting me facilitaron mucho la elección de los materiales que quería. Escogí la lona de PVC Extreme Classic de 500 gsm, de corte rectangular, sin accesorios, sin bordes reforzados, sin ojales; di a cada una de mis alfombrillas un nombre de trabajo distinto, escogí una fecha de entrega y, después, simplemente lo añadí al carro de la compra. Después de pagar, pasé al área para la carga de los archivos, que yo ya había puesto en formato CMYK FOGRA39. Opté por la resolución 150 pi, ya que era un buen equilibrio entre el tamaño del archivo y la calidad de la imagen. Subí algunas imágenes bastante grandes, de 1802 mm x 1202 mm, por lo que a veces me vi obligado a reducir mi resolución a 100 pi; pero los resultados siguieron siendo perfecto.

Ahora es el momento de aprovechar al máximo los productos que creaste. En tu caso, el objetivo era producir alfombrillas de campo de batalla para juegos de guerra. ¿Qué sentiste al verlas finalmente impresas?

Me quedé asombrado con los resultados: la impresión era clara, nítida y detallada. Una vez que tuve la primera alfombrilla, pude calibrar correctamente la representación de color de mis pantallas para ajustarla a las que Pixartprinting estaba reproduciendo en el material de PVC. Esto fue muy poca cosa y solo tuve que dar una última aprobación a mis diseños definitivos con la herramienta de Sombras de Photoshop, ajustada al 18 % para que mostrase todos los detalles ocultos.

Las alfombrillas tienen una consistencia fantástica: se extienden muy fácilmente después de guardarlas enrolladas y ocupan un espacio extraordinariamente reducido en comparación con las enormes y pesadas alfombrillas de neopreno, similares a las alfombrillas de ratón de ordenador, disponibles en el mercado. Otra estupenda ventaja inesperada fue que la superficie tiende a «sujetar» las maquetas y paisajes que se colocan sobre ella. Pero ojo: no es que estas alfombrillas sean de mala calidad, sino que por algún motivo tienen una adherencia muy buena de los objetos que se coloquen sobre ellas; algo esencial durante el juego, ya que ¡la emoción hace que tiremos las cosas sin querer con las manos y los codos!

¡Esto no es más que el principio! ¿Qué otros proyectos tienes previstos de cara al futuro? ¿Puedes compartirlos con nosotros?

He empezado a crear alfombrillas para algunos juegos de cartas que tenemos, como Arkham Horror y Death Angel. La «adherencia» de las alfombrillas hace que se presten perfectamente a mantener todo sujeto donde debería estar, y el diseño aporta un ambiente fabuloso para el juego. Tengo previsto echar un vistazo a más juegos de mesa que tenemos y ver si puedo hacer algo con ellos. Me encanta la serie de videojuegos Fallout y tengo figuras en miniatura y juegos de mesa sobre esa temática. Sospecho que quizás haré algunas alfombrillas ambientadas en un futuro postapocalíptico en algún momento próximamente…

You may also like