Milton Glaser y la influencia italiana

by

El 26 de junio de 2020 falleció uno de los diseñadores con más talento del siglo pasado. A los 91 años, el día de su cumpleaños, falleció Milton Glaser, tras una larga y prolífica carrera, caracterizada por una profunda pasión y un gran respeto por la profesión.

Milton Glaser nació en 1929 en Nueva York, donde vivió toda su vida, a excepción de algunos años. El trabajo por el que el diseñador es más conocido, que fue realizado pro bono, atestigua precisamente el fuerte vínculo con esta ciudad. En 1975, la agencia de publicidad Wells Rich Greene acudió a él para crear un logotipo que promoviera el turismo en la ciudad y el Estado de Nueva York. La inspiración le vino estando sentado en la parte trasera de un taxi neoyorquino, e hizo el boceto en un trozo de papel que tenía en su abrigo, en un escena digna de un episodio de Mad Men. Tres letras y un símbolo, antepasado de los emoticonos, bastan para hacer del logo uno de los más memorables y omnipresentes de la historia.

«I ♥ NY «boceto del diseño que inspiró el famoso logotipo, 1976. Hoy se conserva en el MoMA.

Los únicos momentos en los que Milton Glaser vive lejos de Nueva York, los pasa en Italia. De hecho, con Italia establecerá un vínculo duradero, absorberá enseñanzas e influencias y establecerá relaciones profesionales con importantes empresas e instituciones italianas.

Su educación en Italia

Desde su infancia, el dibujo fue la actividad que más fascinó a Milton Glaser, quien pronto se dio cuenta de tener un talento poco común, apreciado por sus compañeros de escuela que le hacían encargos de todo tipo.

Tras licenciarse en la Escuela de Arte Cooper Union de Nueva York, Milton Glaser gana una beca Fulbright para asistir a la Academia de Bellas Artes de Bolonia, donde estudió las técnicas de dibujo. Aquí tiene la oportunidad de estudiar grabado teniendo como maestro al artista Giorgio Morandi, cuya personalidad tranquila, humilde y trabajadora le influirá mucho. «Con él aprendí una cosa: lo que puede aprender un alumno no es tanto la técnica, el estilo o un truco, sino lo que es el profesor».

Giorgio Morandi, Gran naturaleza muerta con lámpara a la derecha (1928)

En Bolonia, Glaser profundiza también en su pasión por la pintura renacentista italiana, concretamente la de Piero della Francesca.

Varias décadas después, en los años 90, durante una estancia en Italia, crea una serie de acuarelas para rendir homenaje a los quinientos años de la muerte de Piero della Francesca, con motivo de una exposición dedicada a él.

La experiencia italiana en su juventud no representará un paréntesis para Glaser, sino que tendrá una influencia activa en su vida: «El espíritu de Italia, el Renacimiento, la actitud hacia la comida, la arquitectura y todo lo demás está tan presente en todo lo que hago que no puedo separarlo de todo lo demás».

La clientela italiana

Sin duda, también gracias a la familiaridad y sensibilidad mostradas hacia la tradición artística italiana, Glaser inició una fructífera colaboración con algunas de las empresas e instituciones italianas más reconocidas. Entre estas se encuentra Olivetti, para la que el diseñador creó varios carteles.

Milton Glaser, cartel para la máquina de escribir Valentine, Olivetti (1968)
Milton Glaser, cartel para la máquina de escribir Quaderno, Olivetti (1993)

En el cartel de la máquina de escribir Valentine (1968), Glaser utiliza el detalle del perro afligido del cuadro La muerte de Procris de Piero di Cosimo. Entre el perro y los pies de la ninfa destaca una Valentine rojo fuego. Este póster representa bien la síntesis entre la sensibilidad renacentista y la cultura pop estadounidense, que se repite en la producción del diseñador: el tema es humanista, las líneas de contorno y las áreas de sombra se recrean a través del grabado, pero el tratamiento estilístico de los colores, caracterizado por colores planos y sobresaturados y, sobre todo, la elección del tema en un contexto publicitario, la convierten en una obra única. «Ninguna otra empresa en el mundo habría intentado vender máquinas de escribir de esta manera», dijo Milton Glaser con respecto a la colaboración con Olivetti.

Milton Glaser, cartel para la máquina de escribir Lexikon 83DL, Olivetti (1969)
Milton Glaser, cartel para la máquina de escribir Lexikon 82, Olivetti (1976)

 Siguieron colaboraciones con Campari, patrocinador de la exposición Milton Glaser Piero della Francesca, Sammontana (suyo es el famoso logo) y Vespa, para la que creó un cartel para celebrar su 50 aniversario. En esta ocasión, Glaser no utiliza la ilustración, sino que utiliza elementos gráficos sencillos en una composición dinámica que alude al colorido zumbido de una avispa.

Milton Glaser, cartel para Campari, no. 2, 1992
Milton Glaser, cartel para celebrar el 50 aniversario del nacimiento de Vespa (1996)

Su clientela italiana no se limita al ámbito privado, sino que también se extiende al público. Varias ciudades encargan a Glaser carteles para elevar su imagen cultural y turística. Entre estas ciudades se incluyen Nápoles, Rímini y Venecia, para las que trabajará para promover tanto la Bienal como el Carnaval.

Milton Glaser, cartel para la ciudad de Rímini (1995)
Milton Glaser, cartel para el Carnaval de Venecia (2000)
Milton Glaser, cartel para la Bienal de Venecia (1980)

Cada cartel tiene su propia identidad, fruto del contexto en el que nace. Para Nápoles, la composición gira en torno al Vesubio en erupción, pintado en acuarela en colores vivos, que hace de letra «A» en el texto, en una explosión de salpicaduras de colores, realizada con la técnica del goteo que hizo famoso a Jackson Pollock. Completamente diferente es la atmósfera del cartel creado para Rímini, donde reina la placidez típica de un día soleado de verano junto al mar. Entre fondos de colores casi planos, la «M» se sumerge en las aguas del Adriático, mientras que en la parte superior derecha se encuentra una pelota de colores. También en el cartel del Carnaval de Venecia la composición está en gran parte ocupada por un mar en calma, representado en colores planos, pero esta vez la atmósfera es más poética y soñadora: el agua es un espejo en el que se refleja la Luna llena y la tipografía, y desde donde el campanario de San Marco despega hacia el cielo como un cohete entre las serpentinas.

Milton Glaser, cartel para la Fondazione Napoli Novantanove (1986)

Exposiciones en Italia

La relación de Milton Glaser con Italia se ha celebrado en algunas exposiciones.

En 1989 se organizaron dos exposiciones: una personal en el Museo de Vicenza, en la que se exhibieron sus carteles, y otra en la Galería Municipal de Arte Moderno de Bolonia, patrocinada por Olivetti y titulada Giorgio Morandi/Milton Glaser. En 1991, Glaser recibió el encargo del gobierno italiano de preparar una exposición con motivo del 500 aniversario de la muerte del pintor Piero della Francesca, anteriormente mencionado.

Una gran retrospectiva de su obra tuvo lugar en febrero de 2000 en la Fundación Bevilacqua La Masa, en Venecia, durante el Carnaval: una exposición dedicada a todas sus obras, organizada para dar a conocer al creador del cartel diseñado para este evento tan importante para la ciudad.

La lealtad de Glaser a Nueva York siempre estuvo ahí: Nueva York, incomparable en términos de oportunidades, diversidad y en continuo cambio, siguió siendo el único lugar en el que diseñador siempre concibió su vida y su trabajo. La personalidad y el trabajo de Glaser son fruto del espíritu de Nueva York y, a su vez, han contribuido a redefinir la ciudad. Es precisamente en este sentido en el que resulta especialmente interesante observar cómo Milton Glaser, en su práctica, absorbió y reinterpretó las influencias italianas —cuyas raíces se remontan al Renacimiento y a las tradiciones antiguas— en una cultura basada en la modernidad y el cambio, como la estadounidense.

You may also like