Nuestro departamento de tecnología

by

«En los últimos 4 años, Pixartprinting ha cambiado muchísimo. Ha sido como trabajar cada año en una empresa diferente», comenta Nicola Aretini —uno de los jefes del Departamento de TI (Tecnología de la Información) de Pixartprinting—. Para una empresa con 23 años a sus espaldas, no es poco: Pixartprinting ha pasado de ser una simple imprenta a ser pionera de la impresión online y, finalmente, una unidad de negocio del grupo internacional Cimpress.

Y, una vez más, está lista para transformarse de nuevo, asumiendo los desafíos del mundo digital y de la Industria 4.0, en un proceso de innovación interna continua que da forma a una empresa en constante movimiento. Hoy día, Pixartprinting es una empresa manufacturera reconocida como una de las empresas industriales más a la vanguardia.

Nuestros clientes, desde los de menor hasta los de mayor envergadura, utilizan la plataforma de imprenta online «Web to Print» en más de 50 países de todo el mundo. Los usuarios pueden consultar los 400 productos del catálogo, desde tarjetas de visita hasta productos de gran formato, y tienen, además, la opción de elegir acabados especiales. Basta simplemente con cargar los archivos y, pocos días después, llegará el encargo impreso a la dirección indicada.

Detrás de esta operación aparentemente sencilla está el Departamento de Tecnología de la Información, que trabaja en soluciones cada vez más innovadoras, y que resulta crucial para el negocio, puesto que este se desarrolla a través de internet. Para atender a más de 600 000 clientes al año y gestionar un complejo sistema formado por 700 empleados, la empresa se basa en su alma tecnológica, con más de 30 ingenieros y desarrolladores trabajando en su Departamento de TI. Un departamento que se dedica a resolver problemas, desarrollar software y aplicaciones que son el motor de la empresa, crear  la arquitectura de back-end para que funcione toda la maquinaria y el sitio web, y crear y gestionar las infraestructuras informáticas que conectan el propio sitio web y la producción así como las máquinas que imprimen físicamente los productos solicitados.

Pixartprinting es una empresa en continuo movimiento, aun teniendo unas sólidas raíces bien plantadas en el territorio. Los microservicios, por su parte, son las ramas independientes que aportarán savia, totalmente vital, al negocio central

Todo ello se basa en un ingrediente fundamental que ha impulsado su crecimiento: apostar por el software. Una estrategia atrevida, pero que ha valido la pena con los años: «Es  el Departamento de TI lo que ha hecho a Pixartprinting diferente del resto de las empresas. Gracias a nuestra fuerte base tecnológica, buscamos siempre nuevas soluciones», comenta Simone Pavlovich, quien en los últimos 7 años ha visto duplicarse la fuerza de trabajo en su departamento.

Pero no solo eso, junto con la empresa están cambiando y desarrollándose también las personas y los métodos de trabajo que, sin duda, se han vuelto más complejos. Un cambio que, a veces, resulta doloroso, pero que traerá mejoras, tanto dentro como fuera, para nuestros clientes, también gracias al Departamento de TI. ¿Por qué innovar cuando la empresa funciona bien y crece? Porque todo a su alrededor está cambiando a un ritmo frenético.

Demoler el monolito, impulsar el cambio

El Departamento de TI  está formado por diferentes equipos, en general pequeños pero muy eficaces, compuestos normalmente por tres personas, salvo alguna excepción. Ya no existe el megadepartamento con una jerarquía fija, sino que las personas se subdividen en grupos, en gremios, casi como si se tratase de un juego de rol: cada equipo es responsable de uno o más productos y servicios, pero también de su mantenimiento. Por ejemplo, hay un grupo que se encarga de la parte logística y gestiona los envíos con las empresas de mensajería, otro que se ocupa del mantenimiento del sitio web, desde donde los clientes hacen sus pedidos, el verdadero pilar del negocio. Y luego está el que se encarga del mantenimiento del software de producción, que conecta las solicitudes de los clientes con el trabajo físico de impresión.

En el departamento, entre ingenieros y desarrolladores, hay una constante combinación de habilidades, por tanto, los equipos son interdisciplinarios. Siempre que es posible, se procura no trabajar en compartimentos estancos. El Departamento de TI forma parte de un todo: las soluciones no se resuelven solo con tecnología, sino que engloban a toda la empresa. Para la realización de un producto, hace falta saber, por ejemplo, la opinión de quien lo usa (UX o Experiencia de Usuario), de quien lo «vende» (el equipo de marketing) o de quien añade los datos en la aplicación.

No obstante, la espina dorsal de la empresa es el software de gestión, creado por los propios ingenieros y desarrolladores de Pixartprinting. El software está en continua evolución y a través de él se gestiona todo el trabajo, los presupuestos y los pedidos. Permite monitorizar cada paso de cada encargo, determinando por sí solo la tecnología de impresión que se empleará para ese encargo en concreto. El sistema es capaz de combinar los pedidos en función de cinco variables: tirada, material, acabados, formato y plazos de entrega. La gestión automática de todas las fases de preimpresión permite ahorrar tiempo y reducir el despilfarro y los costes de producción.

Por tanto, en Pixartprinting, la automatización está hecha a la medida, por eso los precios son tan competitivos. El software hace «el trabajo sucio» de las acciones rutinarias, respondiendo a las reglas impuestas por los responsables y permitiendo así, a los trabajadores, desarrollar tareas de más valor, como controles cualitativos y supervisión de la línea de producción: «Cualquier empresa tipográfica puede decir si es más conveniente que un pedido se imprima en offset o en digital, solo que lo hace el tipógrafo siguiendo un guión, es decir, un programa o una secuencia de instrucciones que se aplican de manera automática. Nuestro trabajo consiste precisamente en identificar los procesos que, por su repetición extrema, se prestan al automatismo, acelerando la operación, minimizando los errores y evitando a los trabajadores tareas repetitivas y tediosas», comenta Valentina Vivian —jefa de equipo de un grupo de 8 personas, que actúa como puente entre el software y la producción—.

De hecho, Pixartprinting utiliza continuamente nuevas máquinas de última generación en su planta de Quarto d’Altino (Venecia). Cuando llega una máquina nueva, también entra en juego el equipo de TI: «En este punto, el equipo de soporte técnico dirige la instalación y la configuración de la máquina y el software, tras lo cual, estudia con los técnicos especializados los tipos de integración, tanto para controlarla a través de nuestros sistemas informáticos como para obtener datos sobre la productividad de la maquinaria. A esto le siguen 2-3 semanas en las que la máquina no está en producción, sino que se le hacen pruebas y pasa por un ciclo de rodaje. Después se pone en marcha a pleno rendimiento», continúa Valentina Vivian.

Pero, al final, todo esto, con el tiempo, se demolerá para impulsar el cambio, o, mejor dicho, se expandirá para crear nuevas funcionalidades y canales de acceso para los clientes. El negocio de Pixartprinting está creciendo muchísimo, pero hay que aspirar a hacerlo de manera inteligente para que se pueda gestionar perfectamente en el futuro.


El TI demolerá el monolito. El futuro pertenece a los microservicios: más eficientes y flexibles

Aunque los softwares de gestión no estén obsoletos, es necesario llevar a cabo una gran innovación interna para conseguir, poco a poco, reestructurar la manera de desarrollar el software y suministrar los servicios a los clientes: la empresa crece exponencialmente y necesita un apoyo todavía más flexible para mantenerse al día con la evolución del negocio. Antes se realizaba un comercio electrónico y unos sistemas en internet denominados «monolíticos», que se basaban en grandes repositorios (depósitos) de códigos. Esto significa que el sitio web de Pixartprinting es un «bloque único» de códigos y tecnologías, y, junto al software de gestión, representa el auténtico monolito que se debe demoler. Imaginemos que se introduce un nuevo servicio, por ejemplo una nueva función ofrecida a los usuarios: antes, los desarrolladores debían insertar el código de este servicio dentro de ese enorme bloque único, lo que complicaba la gestión y la modificación futura de las nuevas funciones ofrecidas. Ahora, en cambio, se razona en microservicios, funciones y productos adicionales separados del bloque único pero que, aun así, dialogan con este cuando es necesario.

El futuro es un comercio electrónico distribuido

El Departamento Tecnológico de Pixartprinting, que entiende perfectamente los retos del futuro, está siempre en busca de nuevos sistemas para seguir creciendo: el software, el lenguaje y los servicios evolucionan con el tiempo y, por tanto, ahora están avanzando hacia sistemas distribuidos, es decir, microservicios. Se trata de una visión más modular del negocio, un ecosistema de software con microservicios independientes, nuevos canales de acceso separados del sitio web de Pixartprinting y del software de gestión, pero que «dialogan» entre sí.

Un microservicio, en la práctica, puede ser un nuevo sistema de pago o el propio programa PixartPro, el primer producto desarrollado como microservicio que premia a los usuarios más fieles —como agencias de comunicación, estudios de diseño gráfico e imprentas— con vales de compra y servicios exclusivos. Para el usuario final, se trata de un único gran servicio que responde a sus necesidades. En cambio, tras él hay muchas piezas pequeñas que usan datos de cada microservicio, por ejemplo, una página del sitio web que presenta productos especiales.

Se trata de un método de diseño de software diferente con respecto a un negocio monolítico. Al ser independientes, los microservicios se pueden modificar sin afectar al negocio principal, lo que se traduce en menos riesgos, más eficacia y, a la vez, una mayor capacidad de experimentación: «Un trabajo que logramos hacer con un microservicio, podemos, a nivel infraestructural, replicarlo para todos los demás en cuestión de minutos. Con esta nueva metodología, estamos usando, al final, bastantes lenguajes de programación distintos a los utilizados en el sitio web principal de Pixartprinting», comenta Enrico Pesce —Jefe de la parte de infraestructuras y nube del Departamento de TI—.

Para evolucionar, en realidad, no basta con que lo haga solo el software, sino también la infraestructura de TI —la parte sistemática y prácticamente la base de todo—. Es fundamental, ya que abarca el almacenamiento, la elaboración y la transmisión de datos de la empresa. Enrico Pesce y todos los miembros de su equipo son totalmente conscientes de esto. Desde hace algunos años, están revisando toda la infraestructura del sitio de comercio electrónico y de producción y subiéndolo a la nube. Si antes los servidores se compraban y gestionaban de manera aislada, ahora, con la nube, se crea una nueva forma de gestionar la infraestructura informática, bajo demanda y claramente más rápida: «Hemos trasladado todo a Amazon Web Services. Con unos pocos clics, dispones de nuevos servidores con una infraestructura más dinámica y versátil. Desde entonces, hemos notado una notable mejora en el rendimiento, hemos logrado crecer muchísimo y también satisfacer la demanda de más servicios», comenta Enrico Pesce.

Tener toda la infraestructura en Amazon Web Services permite a los diferentes miembros del Departamento de TI trabajar en sinergia: si hace falta un software nuevo, todos juntos —ya sea el equipo de infraestructura como el de desarrollo— pueden empezar a construir tanto el código para la aplicación como el de la infraestructura. Todo ello a través de una colaboración continua y diaria entre los desarrolladores y los encargados de las operaciones de TI. El puente entre estos dos mundos que conviven internamente en el Departamento de TI se llama DevOps, una combinación de las palabras inglesas «Development» (desarrollo) y «Operations» (operaciones, aquellos que se ocupan de la infraestructura informática). DevOps es un método de desarrollo de software que apuesta por una comunicación mejor, entre desarrolladores y encargados de operaciones de TI, con el objetivo de desarrollar el software de la manera más eficaz y rápida.

Primero debe evolucionar la mentalidad, luego la tecnología

El Departamento de TI también ha evolucionado en lo que respecta a la mentalidad y la organización laboral. ¿Cómo se gestiona algo tan complejo? Sin considerar el caos un problema: «La empresa es un sistema complejo, vivo y, a menudo, caótico. Por ello, es importante aceptar este hecho y no pensar en la solución perfecta o en sistemas multiusos. Lo que se debe hacer es empezar con poco para después evaluar, mejorar, ampliar y, a veces, incluso rehacer», comenta Diego Venturini —primer empleado del Departamento Tecnológico, el cual ahora dirige al equipo de desarrollo que se encarga de los pedidos intragrupo y de la plataforma de Business Intelligence para el área de producción—. Entre las numerosas metodologías disponibles, muchos grupos del Departamento de TI han elegido «Agile»: una metodología que, de hecho, no se emplea solamente en el mundo de la informática. Se trata de una forma de pensar y una organización del trabajo que se centra primero en la persona y luego en las herramientas.

Equivocarse. Es justo esta palabra la que más miedo da, sobre todo para quien ha empezado hace poco, pero Pixartprinting es ya una organización adulta: «Aquí no hay nadie que dicte las normas, los equipos colaboran, yo soy jefe de equipo pero no digo «esto se hace así y punto». Antes éramos así, antes se utilizaba el «te has equivocado». Ahora sabemos que quien no hace nada no se equivoca, así que somos mucho más flexibles en cuanto a echar la culpa a alguien, a señalar con el dedo. Es un trabajo de equipo, no individual, aunque sea solo un miembro del equipo el que desempeñe una determinada función, los demás pueden contribuir. Todos los colaboradores están involucrados a la hora de buscar soluciones y hacer propuestas. Esta forma de trabajar ha crecido todavía más con la metodología «Agile»», comenta Simone Pavlovich. Esto significa actualizar de manera constante el software, incluso en pequeñas partes, pero que den resultados concretos a nivel de negocio.

La tecnología no lo es todo: «Es fundamental que todo el equipo esté orientado al usuario y que haya confianza y se colabore con él. Es importante recibir comentarios para saber cómo mejorar o cambiar. El cambio no es un problema en el proyecto, sino una oportunidad para hacerlo mejor de lo esperado. Por otra parte, el desafío tecnológico consiste en encontrar la forma de mejorar para seguir siendo capaces de gestionar toda esta flexibilidad», concluye Diego Venturini.

Las nuevas tecnologías y metodologías de trabajo son herramientas que permiten al Departamento de TI de Pixartprinting poner en práctica estos valores. Por tanto, los cambios de estrategia son, en este sentido, una  oportunidad.

Este es el Departamento Tecnológico de Pixartprinting, abierto siempre a nuevos talentos y personas que quieran añadir valor a la empresa: el que busque en Italia una empresa en la que crecer y probar nuevos lenguajes y sistemas, que se pase por Pixartprinting. Buscamos personas inteligentes, con mentalidad abierta y ganas de aprender constantemente en un ambiente laboral que garantiza una formación continua. El futuro estará en la nube y se basará en un comercio electrónico distribuido formado por microservicios. Pixartprinting adopta esta visión del Departamento de TI. Es una empresa que se modela desde dentro, gracias, en primer lugar, a las personas que trabajan en ella y, en segundo lugar, a la tecnología: es una Human Tech Company.

You may also like