Adobe Creative Cloud: programas de software que dan forma a la imaginación

by

Todo creativo necesita herramientas adecuadas para poder desarrollar sus ideas. Al principio, antes de la era digital, usaban un trozo de carbón; luego, una mina de grafito y, siglos más tarde, se sientan frente a sus ordenadores para desarrollar sus ideas.

Y, para hacerlo, utilizan programas de software. Algunos de estos programas son mejores que otros pero, en esencia, gracias a ellos se pueden transformar las ideas en proyectos fantásticos e innovadores.

En particular, en los últimos años, ningún creativo puede prescindir de los programas de software desarrollados por Adobe para diseñar y realizar elementos gráficos e imágenes.

Hasta abril de 2019 podrás disfrutar de un descuento del 15 % para la suscripción a Adobe Creative Cloud gracias a la colaboración entre Pixartprinting y Adobe.
Aquí está el enlace a la oferta: https://www.pixartprinting.it/partnership/adobe/

En este artículo vamos a descubrir algunas de las características y curiosidades de los programas de software de Adobe, sobre todo en función del tipo de trabajo creativo al que nos enfrentemos.

El artículo va a estar salpicado de comentarios como «lamentablemente» y «por desgracia», porque parece ser que estos programas se usan de manera incorrecta bastante a menudo.

PHOTOSHOP: EL SOFTWARE ESTRELLA DEL RETOQUE FOTOGRÁFICO

Photoshop es considerado hoy en día —incluso por los que no están familiarizados con el diseño gráfico o la fotografía— como el programa que permite hacer increíbles ajustes digitales para poder «falsificar» o manipular cualquier imagen, hasta el punto de que imágenes que son fruto de la pericia y profesionalidad del fotógrafo se consideran «photoshopeadas» y, a la vez, otras imágenes que sí han sido «photoshopeadas» se consideran reales.

Habrás visto que estamos usando el término «photoshopear». Y es que, aunque no lo recoja la RAE, su uso ya está muy extendido en las oficinas para referirse a imágenes que han sido modificadas con Photoshop.

Por desgracia, muchos diseñadores gráficos —sobre todo los autodidactas— todavía usan solo Photoshop para crear sus obras. Pero además, también los clientes creen que todo se puede hacer con un par de funciones de Photoshop.

Un poco de verdad hay en esta convicción: Photoshop es el programa de diseño gráfico más longevo en circulación, tiene casi 30 años de historia y es capaz de resolver muchísimos problemas gráficos y fotográficos. Y se puede hacer de manera casi personalizada, según el enfoque y el método que se use.
En cualquier caso, las posibilidades ofrecidas por los programas de software de diseño gráfico son demasiado amplias como para ignorarlas: vamos a ver algunos consejos para usar Photoshop lo mejor posible.

La evolución de Photoshop desde 1990 hasta hoy 

Photoshop siempre ha sido el asistente de fotógrafos por excelencia. Los retoques de colores, la limpieza de las imperfecciones y los efectos y filtros han sido los grandes aliados de todo estudio fotográfico.

No obstante, el verdadero as en la manga de Photoshop siempre ha sido la conocida herramienta «Tampón de clonar»: la idea de poder borrar cualquier elemento de una fotografía con unos pocos clics ha sido toda una revolución que, como ya hemos mencionado, ha hecho creer que la manipulación fotográfica podría ser omnipotente (y estar omnipresente), dando vida también a famosos errores garrafales.

El famosísimo retoque garrafal para «estilizar» las ya delgadas formas de Demi Moore (échale un vistazo a su pierna izquierda: ¡verás un extraño escalón con respecto a su cadera! Donde está la «R»…). Fuente: Google Images

En realidad, la mayoría de los fotógrafos profesionales de los últimos años usan Lightroom, mientras que Photoshop lo usan mucho los creadores de imágenes. Lightroom es una herramienta para mejorar la realidad de una fotografía, mientras que Photoshop es una herramienta mágica (de hecho, una de sus herramientas se llama «Borrador mágico») para dar vida a la imaginación, gracias a los retoques fotográficos, los collages y la pintura digital, logrando hacer reales y creíbles las visiones surrealistas más improbables y absurdas.

Imágenes del blog de Adobe: https://create.adobe.com/
Imágenes del blog de Adobe: https://create.adobe.com/
Imágenes del blog de Adobe: https://create.adobe.com/
Imágenes del blog de Adobe: https://create.adobe.com/

Ilustración

Muchos ilustradores ya se han pasado al formato digital, si no del todo, al menos en parte. Algunos, como Yuko Shimizu, utilizan Photoshop para colorear los diseños preparados a mano (en este caso, con tinta y pinceles).

Trabajo en curso de una ilustración de Yuko Shimizu. Fuente: https://yukoart.com

En otros casos, se utiliza como herramienta de pintura para realizar ilustraciones o pinturas fotorrealistas.

Imágenes del blog de Adobe: https://create.adobe.com/
Imágenes del blog de Adobe: https://create.adobe.com/

En la web hay galerías de imágenes fantásticas en las que inspirarse, pero pueden llegar a frustrar, porque uno puede sentirse incapaz de crear algo similar.

En cualquier caso, lo mejor es centrarse en uno de los aspectos más importantes del paquete Adobe: la integración de varios programas de software.

ILLUSTRATOR E INDESIGN: EL TÁNDEM DE SOFTWARE PARA EL DISEÑO GRÁFICO

Hacer diseño gráfico significa gestionar y organizar contenidos de distinto tipo según el proyecto y sus aplicaciones: textos, imágenes (fotografías o ilustraciones), señales, símbolos y otros elementos.

Hace falta un software muy versátil para hacer estas cosas.

En general, se utiliza InDesign  para crear libros y documentos con muchas páginas, mientras que se utiliza Illustrator para documentos de una página (como pósteres o folletos) y documentos de pocas páginas (como dípticos y trípticos). No obstante, si hiciésemos un recorrido hipotético por los estudios de diferentes diseñadores gráficos, descubriríamos que cada uno de ellos tiende a preferir uno de estos programas de software más allá de los proyectos que debe realizar.

Hay quienes —por desgracia— maquetan libros con Illustrator y otros que —lamentablemente— intentan crear imágenes con InDesign.

Así que una buena regla a seguir sería la siguiente:

  • muchas páginas = InDesign
  • pocas páginas = Illustrator

Illustrator es, en parte, una pesadilla para los diseñadores gráficos autodidactas o de largo recorrido: «es difícil de usar», «antes o después tengo que aprender a usarlo» o «nunca he entendido para qué sirve».
Sin embargo, es una herramienta fantástica, usada por ilustradores, diseñadores gráficos y diseñadores de distintos tipos, como los diseñadores industriales. Permite diseñar mediante una tableta gráfica y realizar bocetos y dibujos.
Para un diseñador gráfico de largo recorrido, es probablemente normal crear bocetos con papel y lápiz. Lo bueno es que, con este software, podemos escanear (o fotografiar con un buen smartphone o iPhone) ese boceto e importarlo a Illustrator. Llegados a este punto, será suficiente utilizar la herramienta para transformar ese boceto en un diseño vectorial. Así, podemos reelaborarlo, colorearlo o prepararlo para añadirlo en una presentación.

Otra cosa que no saben muchos es que Illustrator es un excelente editor de archivos PDF (siempre que sean vectoriales).

Aún más desconocido parece ser a veces InDesign: a menos que lo hayan estudiado en la escuela de diseño gráfico o que hayan trabajado con él en el ámbito editorial, muchos diseñadores gráficos ignoran el software más indicado para crear libros y archivos de impresión fiables  en términos de medidas y colores.
Una función que no muchos conocen, pero que se usa mucho en tipografía, es la Comprobación preliminar, que se hace antes del envío de un archivo para imprimir.

Otras funciones a menudo ignoradas son las  funciones editoriales: por ejemplo, diccionarios de idiomas e índice.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA: LA INTEGRACIÓN DE LOS PROGRAMAS DE SOFTWARE DE ADOBE

Para cualquier trabajo creativo que hagas, podrás encontrar en el paquete Adobe un aliado valioso y fiable para realizar cualquier proyecto que se te ocurra.

El paquete consta de varios programas y su ventaja está en su perfecta integración: dependerá del creativo encontrar el método que mejor le venga según su enfoque de trabajo.
Por ejemplo, realizar una imagen en Photoshop o en Illustrator y luego integrarla en un proyecto gráfico de Indesign o de Dreamweaver, o crear un modelo 3D con Dimension.

Sea como sea, ¡la unión hace la fuerza!

Imagen del blog de Adobe: https://create.adobe.com/

Gracias a Pixartprinting, desde hoy puedes suscribirte a Adobe Creative Cloud con un descuento del 15 %.

¡Aprovecha!

You may also like