Decálogo del buen gusto del diseño gráfico

by

El diseño gráfico está en todas partes, se adentra en cada resquicio de nuestro mundo, está ante los ojos de todos aunque la gente no se dé cuenta. Por este motivo, quien se dedica al diseño gráfico tiene la gran responsabilidad de crear un buen diseño y de atenerse a algunas normas, de sentido común, para lograrlo.

No hacerlo incrementa el ruido visual, el defecto, la fealdad… que sobrecargan nuestra ya limitada capacidad de atención y aumentan nuestra confusión perceptiva (cuando navegamos por la web, cuando paseamos por la calle, cuando buscamos información o leemos un periódico, ¡y es que el diseño gráfico está realmente por todas partes!).

De estas observaciones nace un decálogo del buen gusto del diseño gráfico, es decir, diez normas que pueden ayudarnos a crear diseños un poco mejores. Eso sí, bromearemos también sobre algunos tópicos y vicios que tiene cierto tipo de diseño popular y de consumo.

Aquí están.

1.ª norma – No se deben usar más de 3 fuentes

En un proyecto no se deben usar más de 3 fuentes juntas. También 2 van bien. Pero 4 transmiten desorden, 5 generan el caos y a partir de 6 ya hablaríamos de síndrome de acumulación compulsiva. El papel del diseño gráfico es el de organizar la información de una manera clara y comprensible. Demasiadas fuentes no ayudan a captar jerarquías ni tipos de contenidos.

Ejemplo de diseño gráfico bien realizado con el uso de solo 2 fuentes

2.ª norma – Existen más colores que los predefinidos en los programas y los definidos por Pantone

Y sí, los puedes crear tú mismo según tus necesidades. ¡Existen libros «cromáticos» que muestran cómo se ven los colores una vez impresos y cómo se comportan en acción!, es decir, cuando se usan para fondo, para colorear una fuente, con qué colores combinan mejor, etc.

3.ª norma – Los espacios en blanco son importantes

Al igual que nosotros necesitamos reposo, fines de semana de paz y nuestro tiempo libre, también los ojos y el cerebro del que disfruta de nuestro diseño necesitan reposo. Por lo tanto, no rellenaremos cada recoveco, sino que usaremos el espacio vacío para resaltar lo que es realmente importante. Y quitaremos lo superfluo.

4.ª norma – Las imágenes pueden no presentar sangrado

Las imágenes sin sangrado se extienden hasta los bordes más allá del margen de nuestro formato para después cortarlas. Hablamos de no encerrarlas dentro de un marco y de tener el valor de usarlas ocupando toda la página. Hacerlo puede suponer una cierta dificultad añadida a la hora de hacer legible la información, pero ya sabemos que los problemas estimulan la inteligencia y encontrar soluciones en este caso nos hará convertirnos en mejores diseñadores gráficos.

Imagen sin sangrado, fuente sencilla bien contrastada, diseño legible y ligero

5.ª norma – Se deben elegir fuentes coherentes

No debemos usar la fuente que más nos guste, sino la más coherente con nuestro proyecto. Cada fuente tiene una historia, unas características propias que la hacen adecuada para determinados fines y no tanto para otros. Estudiarlas es la mejor manera de entenderlas para dar a nuestros proyectos una poderosa coherencia.
Algunos ejemplos: Times es una fuente creada para los textos pequeños de un periódico; Futura nació en los años veinte, no es tan moderna; Arial es la copia fea de Helvetica; Frutiger fue diseñada para las señales de un aeropuerto; Comic Sans… bueno, esta necesita una norma solo para ella.

6.ª norma – Comic Sans está hecha para los cómics. Si no estamos haciendo un cómic, no la usamos

¡Ya está bien de Comic Sans! Esforcémonos en buscar fuentes nuevas y más bonitas dentro del enorme patrimonio existente y que, a menudo, es incluso gratuito.

Comic Sans, colores degradados, distorsiones, ilegible: un ejemplo pésimo de diseño gráfico

7.ª norma – Las sombras y los relieves equivalen en el diseño gráfico a las chanclas y los calcetines en la moda de alta costura

De vez en cuando hay alguien que, por provocación, lo prueba. Pero, para el resto, son síntomas de fealdad, siempre ha sido feo.
Las sombras pueden ser útiles de vez en cuando, pero si miramos los trabajos de los más grandes diseñadores gráficos de los últimos años, casi ninguno las ha usado nunca. Por algo será.

Uno de los muchos ejemplos de diseño gráfico mal realizado que vemos todos los días

8.ª norma – Inspirarse en los mejores

El mundo siempre ha estado lleno de grandes diseñadores gráficos. Muchos de sus trabajos se encuentran en los libros o en la web. Quienes viven en grandes ciudades o en ciudades de provincia con una gran tradición de diseño, a menudo los tienen ante sus ojos. Incluso simplemente viajando por las capitales europeas, en las oficinas de información turística se pueden encontrar grandes ejemplos de diseño gráfico. Inspirémonos en ellos, aprendamos a analizar y comprender las decisiones de quienes lo han hecho bien y creemos un archivo de muestras para consultarlo cada vez que tengamos un nuevo trabajo: esto nos ayudará a crear un buen diseño y poco a poco podremos encontrar nuestro camino en recorridos ya trazados.

Ah, y una recomendación: dejarse inspirar no significa copiar. ¡Quien copia no aprende!

Un ejemplo de diseño óptimo, combinado con la elección de imágenes coherentes

9.ª norma – Aprender el uso de cuadrículas y cajas para poder romperlas

El diseño se organiza en cuadrículas y cajas que ordenan el texto, las imágenes y las formas y guían la lectura y la comprensión. Es importante entenderlas y aprenderlas. Y después, de vez en cuando, romperlas, experimentar y salirse de los esquemas. Porque los esquemas se pueden romper solo si se utilizan. Si no los usamos, no los podemos romper y, de hecho, nos arriesgamos a resultar incomprensibles. Es como si hablásemos sin conocer la gramática, sin saber cómo se construye una frase.

Busca ejemplos de diseño gráfico que rompan los esquemas: te ayudará a hacerlo

10.ª norma – Si no queda bonito, ¡que al menos se entienda!

Saber ser prácticos es muy importante. No siempre podemos conseguir darle un toque personal a nuestro proyecto, no siempre los proyectos destacarán, no siempre serán proyectos de los que vamos a estar orgullosos.
Sin embargo, siempre podemos ofrecer un buen servicio y hacerlo de manera que lo que tiene que ser leído y comprendido se pueda leer y comprender. Esta es posiblemente la norma fundamental, porque nosotros, los diseñadores gráficos, debemos siempre recordar que estamos al servicio de las personas que utilizan nuestros productos y debemos hacerlo de manera que su experiencia de uso del producto que diseñamos pueda ser la mejor posible. Incluso usando el blanco como fondo y solo dos fuentes. Incluso solo con eso. Exactamente como han hecho muchos grandes diseñadores gráficos antes que nosotros.

Buen trabajo

You may also like