Consejos para decorar las paredes de casa

by

Desde que el filósofo Walter Benjamin, hace casi cien años, escribiese su famoso ensayo sobre la obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, las reproducciones se han convertido en parte de nuestra vida, de nuestras vistas del día a día, de las paredes de nuestras casas.

Desde que se redujeron los costes de la impresión, para tener un póster con una imagen de calidad, no hace falta gastarse una fortuna ni, sobre todo, tener que recurrir a las imágenes que encontramos en las tiendas: podemos crear nosotros mismos las impresiones que decorarán nuestras paredes.

Nuestra intención con este artículo es aconsejarte sobre los distintos formatos y materiales  que te ofrecemos, así como el uso correcto que puedes hacer de los distintos materiales impresos para decorar y personalizar las paredes de tu casa a tu gusto.

Fuente: https://www.architecturaldigest.com/story/wall-decor-ideas#
Fuente: https://www.architecturaldigest.com/story/wall-decor-ideas#

Pósteres, fotocuadros, impresiones: ¿cuál elegir?

La oferta que ofrecen los nuevos medios de impresión es mucho más amplia que la de hace años, cuando la única alternativa a tener una obra original, generalmente un cuadro enmarcado, era el póster. Hasta hace poco, los pósteres solían tener un aura adolescente y consumista, llevando a las paredes de casa a cantantes famosos, actores y actrices del cine, y, de forma menos habitual, carteles reales (de espectáculos teatrales, conciertos, muestras, publicidad o reproducciones de obras de arte famosas).

Actualmente, ya no estamos obligados a elegir entre un marco o una férula de plástico (que cada vez son más difíciles de encontrar), sino que podemos elegir el soporte adecuado según nuestras necesidades.
Vamos a repasar los pros y los contras de cada opción.

Fuente: https://www.architecturaldigest.com/story/wall-decor-ideas#
Fuente: https://www.architecturaldigest.com/story/wall-decor-ideas#

Póster

Parece que es la solución más sencilla. Los costes de impresión de un póster son muy ventajosos, ya que podrás decorar una superficie bastante amplia.

Su gran desventaja es lo difícil que es de colocar en la pared. De hecho, los marcos que tengan unas dimensiones que se adapten al formato 70 × 100 cm, que es el más utilizado en lo que a pósteres se refiere, son difíciles de encontrar y te obligan a recurrir a aquellos hechos por un artesano. Es cierto que se pueden utilizar métodos más artesanales como los listones (aunque son más feos a la vista), pegarlos a otro soporte rígido (algo que es difícil si no se tiene habilidad y experiencia para las manualidades) o pegarlos directamente con materiales adhesivos (que no son muy resistentes y que suelen dejar manchas tanto en el póster como en la pared).
El formato más adecuado para marcos prefabricados, que se encuentran en cualquier tienda grande e hipermercado, es el de 50 × 70 cm.

Impresiones

Vamos a llamar «impresión» a una reproducción de pequeño o mediano formato, en nuestro caso, menor o igual a 35 × 50 cm. Se trata de la solución preferida por la mayoría de las personas, ya que es mucho más fácil encontrar marcos de estas medidas en cualquier tienda, con una gran variedad de colores y acabados.

Fuente: https://www.architecturaldigest.com/story/wall-decor-ideas#
Fuente: https://www.architecturaldigest.com/story/wall-decor-ideas#

Fotocuadros

Los fotocuadros son paneles de plástico que, una vez montados, tienen un borde bastante grueso que permite colgarlos con facilidad en la pared, dando la apariencia de un lienzo.

Impresiones sobre formatos rígidos

Los formatos rígidos también ofrecen mucha facilidad a la hora de su colocación en las paredes y están hechos de una gran variedad de materiales distintos, lo que hace que se puedan combinar con los muebles.

(En este artículo, para abreviar, no vamos a tener en cuenta las impresiones en tela ni los vinilos adhesivos para pared).

Fuentes: https://ashleydarryl.com/new-index
Fuentes: https://ashleydarryl.com/new-index

Consejos de decoración

Ahora, es el momento de ver qué imprimir y cómo nuestra impresión va a influir en la decoración.

Mientras tanto, no está mal recordar que algunos medios y materiales funcionan muy bien con ciertos tipos de imágenes y peor con otras.

Podemos utilizar imágenes que hayamos creado nosotros, imágenes que hayamos comprado o bien imágenes que hayamos conseguido en el inmenso océano existente de imágenes sin derechos de autor y de dominio público.

Antes de enviar a imprimir el producto, haced una foto de la pared (con los muebles) que queréis decorar y luego, con un simple fotomontaje, probad a ver cómo se adapta la imagen a la pared y a los elementos que la rodean. Si podéis, probad a cambiar algunos tonos y las dimensiones, porque algunas imágenes pasan a ser preciosas en un formato grande (o grandísimo).

Asimismo, elegid bien el sitio que va a ocupar en la pared, sobre todo si optáis por una solución con muchas imágenes, tipo Gallery Wall (así se llama en la mayoría de páginas de diseño de interiores): hay que pensar en la pared como si fuese un folio o una pantalla, e intentar encontrar la composición, el diseño o la maquetación adecuada.

¿Y en qué habitaciones los utilizamos? En general, siempre se piensa en la habitación de los niños, en el salón o incluso en el lugar de trabajo (ya sea una esquina de la casa, un despacho o un estudio), pero tenemos que ser creativos y pensar cómo podemos hacer que los lugares que normalmente están poco decorados, como baños, balcones o entradas, sean más atractivos. Solo hay que elegir la temática y los materiales adecuados.

Para encontrar inspiración sobre cómo colocar vuestros pósteres, fotocuadros e impresiones, merece la pena visitar todos los sitios de decoración de interiores que encontréis, hacer las búsquedas correctas (y en inglés) en Pinterest y, sobre todo, darse una vuelta por Houzz, una red social dedicada a la decoración y restauración de casas.

Una vez que llegue vuestro producto impreso, será el momento de montarlo y de disfrutar del efecto que produce. Además, recordad que una de las grandes ventajas de este tipo de productos es que cuando os canséis de ellos, cambiéis de casa, despacho o incluso de pintura en la pared, podéis cambiarlos por otros nuevos y que estén en línea con vuestra forma de ser.

¡Que se dé bien la decoración!

You may also like