Qué pueden hacer los diseñadores para proteger el medioambiente

by

Las altas temperaturas de la ola de calor del verano pasado y las protestas mundiales contra el cambio climático nos tienen cada vez más preocupados. En esta era de crisis climática, construir un proceso de diseño ecológico ya no es un tema de nicho: «Eco-Design» (diseño ecológico) o «Green Design» (diseño verde) son algunos de los términos de este movimiento, cuyo objetivo es incorporar criterios de sostenibilidad y respeto al medioambiente en el desarrollo de productos.

Empresas líderes como Ikea y Apple ya han establecido sus pautas internas de diseño ecológico. Pero el término no solo hace referencia a artículos de diseño industrial, de muebles o de productos, sino que también incluye la creación de libros impresos, pósteres y embalajes. El diseño gráfico, como otras industrias, depende de una gran cantidad de recursos limitados que, a menudo, tienen un impacto comparativamente significativo en el medioambiente. Estos recursos limitados incluyen no solo papel y tinta, sino también energía y agua que, en conjunto, determinan el tamaño de la huella ecológica del trabajo final. Por este motivo, el diseño para el bien social y medioambiental está siendo cada vez más importante.

Al igual que las principales empresas, los estudios de diseño y los autónomos también pueden reducir su impacto en el planeta con una sabia selección de materiales. Todas las elecciones se pueden basar en un enfoque de diseño sistemático e integral en cualquier etapa del proyecto. De esta forma, los creativos pueden desarrollar soluciones para un consumo sostenible de recursos limitados. Mediante una toma de decisiones sensata, pueden reducir su impacto en el medioambiente. Algunos de los factores que influyen en que un diseño sea más ecológico son los siguientes:

Concepto

El diseño ecológico no siempre describe la apariencia del producto final, sino principalmente el proceso de producción. La etapa conceptual es la más crucial y siempre debería comenzar con una conceptualización bien meditada. Estas primeras decisiones ya determinan una gran parte del nivel de respeto hacia el medioambiente del producto final. Aquí, el diseñador puede fomentar el cambio buscando la mejor solución. Determinar si el producto podría ser más ligero o más pequeño podría reducir en gran medida el consumo del material, la duración del envío y, en última instancia, el desperdicio. Además, esta es la etapa en la que el diseñador también tiene que pensar en la longevidad del producto.

Diseño ecológico de Lauren Royal

Papel

La selección de materiales desempeña una función igualmente decisiva durante un proyecto y, a pesar de la digitalización, el papel sigue siendo un material de diseño distintivo. De hecho, hoy día se usa más papel que nunca antes. Los diseñadores gráficos usan papel y cartón en su trabajo diario. A menudo, es una elección de Hobson usarlo o no. No obstante, los impactos medioambientales que se ven afectados por el consumo de grandes cantidades de papel son menos visibles. Por tanto, el diseño final debería hacer uso de materiales respetuosos con el medioambiente, como puede ser el papel sin blanqueantes ni cloro, o el papel sostenible reciclado o certificado.

Tintas e impresoras

El objetivo final del diseño ecológico es crear productos que solo requieran pequeñas cantidades de recursos mientras se logra el fin deseado. Esto es especialmente cierto para el uso de tinta. Las tintas de impresión contienen a menudo contaminantes que crean emisiones y, por tanto, contribuyen al cambio climático. Por tanto, el uso de tintas que no están certificadas debería dar señales de alerta. Hoy día, hay muchas alternativas y técnicas de impresión ecológicas que los diseñadores pueden utilizar. En lugar de usar tintas que contienen altos niveles de materiales tóxicos, uno podría trabajar con tintas a base de soja o imprimir en las hojas sin nada de sangrado.

Packaging

Si bien evitar la producción compleja es crucial, la reducción de los materiales de embalaje reduce los problemas de desperdicio y tiene la misma importancia. Actualmente, muchos materiales como el plástico y el aluminio se siguen usando para envolver productos finales. Usar elementos no reciclables lleva, a menudo, a una contaminación innecesario del medioambiente, incluso cuando dichos materiales se usan durante un tiempo limitado. Repensar los ciclos de embalaje del producto y hacerlo parte de un diseño gráfico podría traer resultados prometedores más estéticos, utilizables y capaces de cambiar el futuro para el bien de la humanidad.

Bolsa hecha de papel reciclado por Geographic

Consumo de energía en la oficina

El objetivo principal en la producción de un diseño ecológico es limitar el uso de energías no renovables tanto como sea posible. Esto es válido para materiales de diseño y energía, que tiene un gran impacto en las emisiones. Los ordenadores y los servidores requieren grandes cantidades de combustibles fósiles, que se pueden reducir haciendo uso de una mayor cantidad de energía de fuentes renovables. Cambiar una parte de los combustibles fósiles por energías renovables solo puede ayudar a mejorar el clima.

En resumen, el diseño ecológico requiere formas originales de ser innovador. Pero, ciertamente, el diseño respetuoso con el medioambiente es cada vez más popular. Incluso las escuelas de diseño están empezando a lanzar los primeros cursos de este tipo de diseño. En ellos, los estudiantes aprenden cómo crear una práctica de diseño sostenible que evoca una estética sofisticada con protección medioambiental de la que todos se beneficien. Con suerte, esta tendencia pasará a ser una parte fundamental de la práctica del diseño. Aunque el diseño ecológico pueda implicar más planificación, también puede reducir el número de decisiones de diseño que deben tomarse antes de un proyecto. En definitiva, el diseño ecológico necesita un mayor enfoque público para fortalecer la conciencia social hacia una práctica de diseño gráfico consciente.

You may also like