Entrevista a Aisle6ix – Sídney

by

Shannon McKinnon fundó el estudio de serigrafía Aisle6ix Industries en el año 2000. En un principio, el estudio se dedicaba al diseño de camisetas, pero la empresa fue creciendo rápidamente hasta convertirse en un próspero estudio de serigrafía que trabaja para emprendedores creativos, así como para distintas agencias y empresas de diferentes productos. Los seis empleados de la empresa imprimen cualquier cosa, desde camisetas, pósteres y pegatinas hasta obras de arte. Incluso hacen demostraciones de impresión en directo en eventos en toda Australia.

He tenido la oportunidad de mantener una breve charla con Shannon, con el cual trabajé hace unos años, acerca de la situación de la impresión en Australia, sobre el movimiento hipster y sobre cómo ve el futuro de la serigrafía. Trabajar con Aisle6ix siempre ha sido fascinante. Muy influidos por el arte, la música y los creativos con los que colaboran, los trabajadores de Aisle6ix son artesanos llenos de curiosidad que no temen llevar la impresión al límite.

¿Cuál es la historia del estudio? ¿Cómo lo fundaste?

Soy un gran aficionado de la marca de ropa Mambo. Siempre sacan cosas muy originales, por lo que mi plan inicial era fundar Aisle6six como una marca de camisetas. La serigrafía como forma de arte me ha interesado desde siempre. Además, estudié impresión serigráfica cuando aún era un veinteañero.

Unos años más tarde, me mudé a Londres y trabajé en una imprenta que se llamaba Photofit. Para mí, fue una experiencia de aprendizaje importantísima. Tanto es así que lo que aprendí en esa imprenta aún lo pongo en práctica en mi negocio. Estuve en Londres dos años y luego me mudé a Melbourne, donde trabajé en una imprenta que se llamaba Screenplay. Más tarde, me trasladé a Sídney y participé en el programa para emprendedores NEIS del Gobierno de Australia. Básicamente, en lugar de obtener las prestaciones por desempleo que te correspondían, participabas en un pequeño curso empresarial, trazabas un plan de negocios y lo ponías en marcha con esas prestaciones que corresponderían al subsidio por desempleo.

Y así nació Aisle6ix Industries. Fundé el estudio con un par de amigos y, desde entonces, el negocio ha crecido mucho. Han pasado siete años y Aisle6ix tiene más trabajo que nunca: tenemos seis empleados y nos encargan camisetas e impresiones desde toda Australia.

Nuestra clientela está compuesta de agencias creativas y de publicidad, marcas de cervezas artesanales, empresas de productos de merchandising, incluidas camisetas y pósteres, tostaderos de café, estudios de tatuajes y fabricantes de coches y motos. Nos encanta imprimir con buenos materiales y lo hacemos todo a mano. Mezclamos todas las tintas a mano, de manera que tenemos el control sobre todos los pasos del proceso. Ponemos todo nuestro corazón y nuestra pasión en el arte de la serigrafía.

¿Ha habido algún avance reciente en el campo de la impresión en Australia? ¿Crees que hay algo en el mercado internacional que no haya en Australia?

En lo que respecta a las nuevas tecnologías, estamos viendo cómo muchos proveedores de equipos, en concreto M&R, están abriendo los canales de distribución y trayendo productos desde el extranjero. Esto es fantástico, porque ahora podemos utilizar los últimos productos en nuestras tiendas y estudios. Desde luego, era algo que nos faltaba.

Asimismo, junto con los nuevos proveedores de equipos, estamos viendo cómo se están introduciendo en el mercado nuevas tecnologías para la tinta, con tintas acrílicas de base acuosa, algo que va a ser genial para todos. También está la marca australiana Permaset Aqua, que hemos empezado a usar en el estudio para imprimir camisetas y pósteres. Sería fantástico si más marcas extranjeras viniesen a traer sus productos a Australia, teniendo en cuenta la cantidad de horas de sol que tenemos. Los australianos tienen un montón de camisetas, por lo que traer productos nuevos al mercado australiano tendría mucho sentido.

La serigrafía aún es un trabajo muy manual, pero el mundo se está digitalizando cada vez más. ¿En qué ayuda dicha digitalización a las imprentas? ¿Sirve de algo para la impresión artesanal?

Básicamente, la digitalización ha ayudado a refinar y simplificar el proceso. Uno de los cambios más significativos ha sido pasar de usar Rubylith a utilizar acetato para hacer positivos. En el estudio, utilizamos acetato, el cual se imprime digitalmente. La tecnología ha avanzado tanto que ahora puedes imprimir el material gráfico directamente sobre la pantalla, lo cual es de gran ayuda dentro del flujo de trabajo y significa que no tienes que depender de los positivos de película.

¿Cómo usas las redes sociales para impulsar tu negocio?

Lo que más uso para promocionar el estudio son las redes sociales. Aparte del boca a boca, es lo que más utilizamos para sacar el estudio al mercado. El canal que más utilizamos es  Instagram, pero también tenemos Facebook y Pinterest. Cuanto más visual sea la red social, mejores resultados obtenemos.

¿Cómo te inspiras? ¿Quién te inspira?

Hay un montón de cosas que me inspiran, como las revistas Very Nearly Almost, Juxtapoz y Adbusters. También encuentro inspiración en el arte callejero, la música, Instagram, colecciones antiguas, Pinterest y nuestros clientes y amigos, que no paran de traernos obras y materiales nuevos al estudio.

Tu estudio es un lugar muy artístico y no os da miedo probar cosas nuevas, colaborar con artistas y estudiar cómo se puede materializar una idea. ¿En qué medida es arte tu trabajo y en qué medida es artesanía? ¿Podrías diferenciar estos dos aspectos siquiera?

Las colaboraciones son una parte vital de lo que hacemos en el estudio, porque evoluciona constantemente. Como parte de nuestro quinto aniversario, hemos colaborado con diez de nuestros artistas favoritos, ya sea porque les habíamos imprimido sus trabajos o porque somos seguidores suyos. Entre ellos estuvieron Ben Brown, Glenno, Sindy Sinn, Steve Cross, Lynes & Co, Billy Zammit, Greg Beer, Nathan Pickering, Honey Rogue Design y West Objects Workshop. Es difícil diferenciar cuánto hay de arte y cuánto de artesanía. Ambos están muy entrelazados, ya que decidimos trabajar en proyectos con artistas muy entusiastas, que confían en nuestras habilidades y aptitudes para conseguir un resultado asombroso.

El medio analógico ha vuelto recientemente, ya sea en discos de vinilo o en la tipografía. ¿Qué crees que hizo que los productos analógicos de alta calidad volvieran a ponerse de moda?

Creo que la reaparición de las cosas hechas a mano tiene mucho que ver con el movimiento hipster y con el hecho de que la gente se ha dado cuenta de que las cosas rápidas y baratas no duran. La gente quiere saber qué hay detrás de la fabricación de un objeto y, si es posible, participar. El movimiento hipster ha sido clave en todo esto, porque ha hecho que las cosas vuelvan a sus raíces, y se ha producido un resurgimiento de los bienes artesanales de calidad.

¿Algún medio inesperado que sea nuevo para ti? ¿Qué te ha sorprendido en la industria en los últimos 3-4 años?

Yo diría que el crecimiento de la risografía ha sido muy interesante. Aunque sea digital, tiene un elemento de sorpresa que me gusta, porque cada impresión es diferente. También me alegra muchísimo ver el crecimiento del movimiento de los pósteres a través de gente como Mondo. En EE. UU., han cogido pósteres de películas y los han llevado a una nueva dimensión que quizá no existía: esto ha ofrecido a algunos artistas fantásticos, como Ken Taylor y We Buy Your Kids, una manera de dar a conocer lo que hacen.

¿Cómo ves el futuro de la serigrafía?

Para el estudio va a significar la impresión a mano, pero a un nivel nunca visto hasta la fecha. Tengo previsto mejorar nuestra maquinaria, por lo que utilizaremos la última tecnología y la uniremos a nuestra pasión y a nuestras capacidades para mostrar lo que hacemos. Me sorprendo constantemente de lo que quieren los clientes y esto nos anima a dar el máximo. Así que, bueno, no sé qué nos va a deparar el próximo año en lo que se refiere a proyectos, pero seguro que va a ser emocionante. El futuro de la serigrafía, en general, no tiene límites. Siempre estamos aprendiendo nuevas técnicas y trabajando con distintos materiales y artistas para hacer productos que sean alucinantes. Si nos traes algo plano, ya nos las arreglaremos para serigrafiarlo.

You may also like