Las fuentes de Sergio Leone

by

Rostros increíblemente sucios, miradas de hielo, pueblos desolados, pistoleros cínicos, forajidos fanfarrones y la inolvidable música de Ennio Morricone. Son muchos los elementos que han contribuido a hacer inmortales las películas del Oeste italianas, un género cinematográfico del que Sergio Leone es el padre fundador.

Pero los wésterns italianos también le deben parte de su fama a algo más: los créditos de apertura, el lettering y esos experimentos tipográficos que, a menudo olvidados, han dado una nueva estética al género wéstern.

Pocos saben que los créditos de apertura de las primeras películas de Sergio Leone fueron realizados por un artista provinciano, emigrado a Roma y totalmente autodidacta: Iginio Lardani. Si Sergio Leone reinventó un género en decadencia, Iginio Lardani experimentó técnicas de vanguardia, añadiendo ese toque artesanal y original típico de los wésterns italianos.

Pero no todos los créditos de Sergio Leone fueron creados por Lardani… Desde los clásicos «Por un puñado de dólares», «La muerte tenía un precio» y «El bueno, el feo y el malo» hasta películas con un sello diferente como «Hasta que llegó su hora» y «Érase una vez en América», hoy repasamos las elecciones tipográficas de Sergio Leone, el rey de las películas del Oeste italianas.

«Por un puñado de dólares»

«Por un puñado de dólares», estrenada en 1964, es el certificado de nacimiento de los wésterns italianos. Inspirada —o copiada, según algunas acusaciones— en «Yojimbo», de Akira Kurosawa, y en la obra de teatro de Carlo Goldoni «Arlequino, servidor de dos patrones», la película tuvo una increíble acogida, fue un éxito inesperado.

Immagine: http://annyas.com/

Los créditos de apertura fueron creados por Iginio Lardani, quien inaugura aquí una estética hecha de lettering audaz y experimentación en el campo de la animación. Un par de años antes tenemos los famosos créditos creados por el diseñador Saul Bass para Alfred Hitchock [link ad articolo interno “I font di Alfred Hitchcock”] y los de Maurice Binder para la película de 007 «Licencia para matar». Los créditos de Iginio Lardani encajan en esta línea y casi se convierten también en películas dentro de la película.

Las figuras de hombres a caballo de los créditos fueron creadas con la técnica del rotoscopio, una técnica de animación ideada en 1915 por el animador Max Fleischer en la que el diseñador traza las escenas a partir de una película previamente filmada. Los dos colores, negro y rojo, anticipan la lucha entre las dos familias protagonistas de la película.

Al final de los créditos de apertura, una luz blanca lo nubla todo: el prólogo animado termina y da paso a la hostil historia que nos espera.

«La muerte tenía un precio»

«La muerte tenía un precio» se estrenó en 1965, un año después del extraordinario éxito de «Por un puñado de dólares». Es la segunda película de la llamada trilogía del hombre sin nombre —también conocida como la trilogía del dólar— y fue la quinta película italiana más vista de la historia.

Immagine: http://annyas.com/

También en este caso los créditos de apertura fueron realizados por Iginio Lardani. Los textos aparecen esta vez con un fondo fijo: es un típico paisaje del Oeste —la película se rodó en realidad en España, como la mayoría de los wésterns italianos— donde trotaba un caballo sin su pistolero.

Después de Saul Bass con los créditos de «Con la muerte en los talones» de Alfred Hitchcock, Lardani fue uno de los primeros en experimentar con la tipografía cinética, es decir, la técnica de animación que combina sabiamente movimientos y texto usando animación de vídeo. Si los créditos de Hitchcock son perturbadores, los de Lardani para Sergio Leone son casi divertidos: los textos aparecen de vez en cuando con diferentes efectos y son apuntados por las balas de una escopeta invisible. Ya en los créditos de apertura, Sergio Leone invierte la retórica triunfalista propia de los wésterns estadounidenses, añadiendo ese toque de ironía que va de la mano con la brutalidad de las historias contadas.

«El bueno, el feo y el malo»

Considerada la obra maestra de Sergio Leone y un hito de las películas de Oeste italianas, «El bueno, el feo y el malo» se estrenó en 1966. Sergio Leone ambienta la película en la Guerra de Secesión (guerra civil estadounidense), denunciando la locura de aquella guerra: de esta manera, una vez más invierte uno de los pilares de los wésterns norteamericanos con un tono decididamente más triunfalista.

Immagine: http://annyas.com/

Hoy, «El bueno, el feo y el malo» se encuentra entre las mejores películas del Oeste, hasta el punto de que Quentin Tarantino la califica como una de las mejores películas de todos los tiempos.

Incluso los créditos iniciales, siempre editados por el maestro Iginio Lardani, se consideran una suma de las técnicas experimentadas por el artista en las dos obras anteriores. Hay un poco de todo: una mezcla de distintos tipos de lettering que serían inconcebibles en contextos más serios, la tipografía cinética, los vaqueros animados con la técnica del rotoscopio y los diferentes efectos creados de manera muy artesanal con fotografía de alto contraste y materiales como café en polvo y aceite (aquí un interesante artículo que profundiza sobre el uso de estas técnicas).

«Hasta que llegó su hora»

«Hasta que llegó su hora» de Sergio Leone se estrenó en 1968. Es, de alguna manera, una película más madura que sus predecesoras e influyó en jóvenes directores como Quentin Tarantino y Martin Scorsese. Hoy en día es considerada una de las mejores películas del Oeste de todos los tiempos.

Imagen: http://annyas.com/

Entre las cosas inolvidables de esta película está la larguísima escena inicial. En los siete minutos iniciales con los que se abre la película, prácticamente no sucede nada —aparte de una pelea entre un pistolero y una mosca—, pero, gracias al montaje y a la música, Sergio Leone logra crear la tensión adecuada que dará paso a la película. Los créditos de apertura, a diferencia de los trabajos anteriores, se mezclan tranquilamente al paso lento de las imágenes, gracias también al uso de una fuente con una historia particular: Cooper Black.

Esta fuente con gracias, redondeada, irregular y de estilo retro fue diseñada en 1921 por Oswald Bruce Cooper —un diseñador del Medio Oeste estadounidense— y se hizo muy popular en las décadas de 1920 y 1930, sobre todo en el ámbito publicitario. Luego, extrañamente, fue redescubierta en los años sesenta, convirtiéndose en pocos años en una de las fuentes más utilizadas del mundo. Miles y miles de jóvenes comenzaron a utilizar esta fuente en folletos caseros impresos con la técnica de la fotocomposición para publicitar eventos, conciertos, debates y proyecciones. Al mismo tiempo, Cooper Black empezó a aparecer también en las portadas de los discos más famosos, como «Pet Sounds» de los Beach Boys, «L.A. Woman» de The Doors y «Ziggy Stardust» de David Bowie, así como en el de los Rolling Stones, Johnny Cash, James Brown y muchos otros. Aquí un interesante vídeo profundiza en la extraña historia de esta fuente.

«Érase una vez en América»

«Érase una vez en América», estrenada en 1984, es la última película de Sergio Leone. Es una película diferente a las anteriores del género (no es un wéstern), aunque sí en cuanto a los temas de fondo: cuenta las dramáticas vicisitudes de un criminal —magistralmente interpretado por Robert De Niro— y su pandilla en el transcurso de cuarenta años, desde los años veinte hasta los años sesenta, en la Nueva York de la Prohibición. Su estreno fue acogido con poco entusiasmo. Sin embargo, la película ha sido revaluada a lo largo de los años y se ha convertido en una de las películas más populares del director italiano.

Imagen: http://annyas.com/

Para los créditos iniciales de «Érase una vez en América», Sergio Leone eligió una fuente decorativa y de época: Victorian. Aunque imita el refinamiento de la época victoriana —de ahí su nombre— y el estilo de los letreros de finales del siglo XIX, la fuente es, en realidad, casi contemporánea al estreno de la película. De hecho, fue creada en 1976 por los diseñadores británicos Freda Sack y Colin Brignall.

Esta es la fuente utilizada en los créditos.

Al igual que Sergio Leone desafió los clichés del género wéstern, reinventándolo y haciéndolo inmortal, también lo hicieron sus elecciones tipográficas (en particular gracias a la colaboración en sus primeras películas con el artista Iginio Lardani), que desafiaron las normas estéticas de esos años. Experimentaron de manera antiacadémica con diferentes lenguajes, lettering y técnicas, desde la tipografía cinética hasta el rotoscopio, y establecieron una estética que identificó al género wéstern a partir de ese momento. En definitiva, manteniendo ese toque de originalidad y artesanía propio del cine italiano de aquellos años, los créditos de las películas del Oeste de Sergio Leone pueden contarse entre los ejemplos más célebres en este campo.

Para profundizar más sobre el trabajo (a menudo ignorado) de Iginio Lardani, te recomendamos este largo artículo de Ben Radatz.

You may also like