Una Navidad verde: la ilustradora Monika y el valor de los símbolos navideños

by

Una Navidad verde para poner fin a este complicado 2020 de una manera reconfortante.

Cuando contactamos con los ilustradores para ofreceros tres visiones distintas de la festividad más esperada del año, pensamos en guiñarle un ojo al color de la tierra y del medioambiente.

Pero ¿por qué hemos elegido justo el verde?

Porque es uno de los colores que mejor representan a esta fiesta: las luces, las guirnaldas y el árbol son un tsunami de verdes para disfrute de nuestros ojos.

Una Navidad verde también es una manera excelente de apartar la incertidumbre actual de nuestra mente y cambiarla por una cuestión muy de actualidad.

Esta Navidad va a ser muy particular, ya que se presenta dentro de un contexto muy incierto y con unos ánimos distintos, tanto en la cabeza como en el corazón. Van a ser unas fiestas que no todo el mundo va a poder pasar junto a sus amigos o seres queridos, y que nos van a dar la oportunidad de replantearnos lo que realmente importa.

Durante estas fiestas y los meses venideros, vamos a estar acompañados de esos valores tan profundos y humanos que se concentran alrededor de los pequeños gestos y con los que conseguimos hacer del mundo un lugar un poco mejor.

Nuestra primera reseña «verde» comienza con las ilustraciones de Monika Goik una ilustradora polaca que ha logrado representar los símbolos navideños usando el color verde y poniendo de manifiesto los valores más importantes, en su opinión, de este periodo tan característico.

Esperamos que sus ilustraciones os aporten un poco de calidez y espíritu navideño, algo que nunca ha sido tan valioso y útil como ahora.

¡Que lo disfrutéis!

Árbol de Navidad

¿Qué sería de la Navidad sin el árbol? La conífera es un símbolo tan poderoso que prácticamente representa a la Navidad por sí sola. No hay casa en la que no brille y luzca con orgullo, como decoración navideña principal. Sin embargo, la esencia de cualquier árbol de Navidad no radica en su aspecto, sino en su objetivo de reunir a los miembros de la familia.Si se compra y se decora con prisa, como una obligación, pierde toda su esencia. El árbol de Navidad es capaz de unir a todo el mundo desde el momento que se decora y tiene la capacidad de elevar el ánimo de niños y adultos, creando un ambiente acogedor y cálido.

Velas navideñas

La luz de las llamas de las velas navideñas iluminan las mesas festivas y los rincones más oscuros de cualquier casa. Las velas forman parte de la decoración, son un objeto muy común y que desaparece casi en silencio.Casi hemos olvidado que la Navidad es una fiesta católica, un día muy ligado a la espiritualidad. Al encender una vela navideña, se crea un símbolo que estimula la reflexión sobre la religión y sobre tu propia alma.

Muérdago

Además de la conocida costumbre de besarse bajo el muérdago, esta planta, que suele decorarse con una cinta de color rojo o dorado, simboliza el amor. Este es un valor que resulta imprescindible en las fiestas navideñas. El muérdago que se coloca en los marcos de las puertas a veces cuelga de forma descuidada y las personas que pasan por debajo prácticamente no se dan cuenta.Cuando preparamos a toda prisa la Navidad, nos olvidamos de la importancia del amor. No solo de aquel amor romántico que sentimos por nuestra pareja, sino, sobre todo, del que sentimos por cualquier otro ser humano. Solo si abrimos el corazón a los desconocidos podremos sentir el verdadero espíritu de la Navidad.

Regalos navideños

¡Los regalos bajo el árbol de Navidad son lo más emocionante de todo para los niños y para los no tan niños! ¿Quién no va de una tienda a otra buscando esos regalos perfectos? En este mundo tan consumista, la gente se siente tentada a comprar cada vez más y con una regla bien aprendida: cuanto más dinero te gastes, más te importa.Sin embargo, el objetivo de un regalo es dar una alegría y hacer que a la persona que lo reciba se le forme una sonrisa enorme en la cara, independientemente de su valor económico. Quizá esto no sea nada nuevo, pero sí que es un hecho que tendemos a olvidar. Nos hemos olvidado de que los regalos son un símbolo en sí mismos, una representación de la alegría y de los recuerdos.

Comida navideña

Tanto en Nochebuena como en cualquier día de las Navidades, a muchos se nos vienen a la mente imágenes de abundantes platos tradicionales y mesas megadecoradas aguantando el peso de un sinfín de manjares. Es innegable que a veces a la Navidad se la identifica con comer. Durante estas fechas, se desarrollan muchísimas elaboraciones en la cocina de cualquier casa para preparar la cena perfecta: se hornea, se hierve, se corta, se pica, se pela, se asa, se decora, se enfría, se calienta… ¡Y todo ese sacrificio por unos días de atracones!La última tarjeta subraya el valor de la gratitud: al ver los platos llenos de distintos manjares, es fundamental experimentar el sentimiento de estar agradecidos por la vida que disfrutamos.

El espíritu navideño según Monika Goik

Si le pides a cualquier persona que piense en símbolos navideños, seguro que cada uno elige un objeto distinto: el árbol de Navidad, el muérdago, las velas navideñas, los regalos, puede que alguno hable de los platos tradicionales. Pero ¿puede que estemos escondiendo el significado de la Navidad tras las coloridas decoraciones de los escaparates? ¿Es posible que se haya perdido el significado real de estas fiestas con tanta saturación de luces y adornos brillantes?

Os presento mi proyecto gráfico, dedicado a recuperar los valores más profundos que hay en preparación de una fiesta que nos acompaña desde principios de noviembre durante al menos dos meses. Estas tarjetas resaltan, de forma sencilla y minimalista, los aspectos más poderosos de la Navidad: los valores profundos y llenos de significado que están conectados a cada símbolo navideño.

You may also like