Sed… ¡de recuerdos! Historia y anuncios vintage de las bebidas más famosas

by

Antes de ponernos a escribir este artículo, hemos ido a por algo refrescante para beber. Estarás de acuerdo con nosotros en que no se puede escribir un artículo sobre bebidas sin tener una a mano, sobre todo si hace un día soleado. Ve a llenarte un vaso tú también. Leyendo podrían entrarte ganas de darle un buen trago a tu bebida preferida…

Coca-Cola, historia de una bebida icónica

Parece imposible pensar en Coca-Cola sin visualizar su icónica botella de formas curvas. Sin embargo, al principio de su historia, la bebida se vendía solo a granel. Coca-Cola nació en 1886 en Atlanta y la inventó el farmacéutico John Stih Pemberton. Al principio, el producto empezó a comercializarse como bebida para llevar, y se vendía por cinco céntimos el vaso. La bebida, deliciosa y refrescante, no se llamaba entonces Coca-Cola. Fue Frank Mason Robinson, el contable de la empresa, quien sugirió el nombre y diseñó el inimitable logo con las letras en cursiva. Un logo que se ha mantenido casi invariable a lo largo del tiempo. Aquí abajo puedes ver la primera versión de 1887.

Créditos: https://www.coca-cola.co.uk/stories/the-logo-story

La primera Coca-Cola embotellada se vendió en 1894 en Vicksburg (Misisipi), en la tienda de Joseph Augustus Biedenharn. En respuesta a la creciente demanda, Joseph instaló en la parte trasera de su tienda una máquina para el embotellado de la bebida y de ahí comenzaron a salir cajas y cajas de Coca-Cola.

Inevitablemente, a medida que el producto se hizo más popular, aumentaron las imitaciones. Los primeros anuncios de Coca-Cola advertían a los consumidores del riesgo de comprar un producto falsificado: «Exigid el original», «No aceptéis imitaciones». En resumen, nacía la necesidad de hacerse más reconocible. Coca-Cola debía ser reconocida inmediatamente, «incluso con los ojos cerrados». También por esto se diseñó la icónica «contour bottle», diseñada el 16 de noviembre de 1915 por Root Glass Company de Terre Haute.

Y ahora pasamos a los anuncios de Coca-Cola, tan icónicos como su botella. Durante años han estado acompañados de eslóganes, ilustraciones y canciones publicitarias perennes.¿Te acuerdas, por ejemplo, del eslogan «Pause That Refreshes»? ¡Tiene casi un siglo de historia! Apareció por primera vez en The Saturday Evening Post en 1929. ¿Y recuerdas las famosas ilustraciones de Norman Rockwell para Coca-Cola?

 Créditos: https://www.coca-colacompany.com/stories/coke-lore-missing-rockwells

Tal vez te suene familiar la canción publicitaria «Things Go Better with Coke», que se convirtió en todo un éxito en la radio. Y puede que recuerdes también algunos antiguos anuncios publicitarios. Refréscate la memoria con estos dos.

Fanta, la celebración de la fantasía

Cuando éramos pequeños, en las fiestas de cumpleaños, nos dividíamos en dos bandos: los que bebían Coca-Cola y los que preferían Fanta. Sin embargo, los dos bandos no sabían que estaban bajo la misma bandera, ya que Fanta era un producto de Coca-Cola. La bebida nació en 1941 en Alemania, cuando Max Keith, un embotellador de Coca-Cola, tuvo que interrumpir las importaciones de la bebida debido a la guerra. Para no dejar a Alemania con la boca seca, se inventó una nueva bebida creada con un número limitadísimo de ingredientes, los únicos que tenía disponibles: cáscaras de fruta, fibras y pulpa de manzana, azúcar de remolacha y suero de leche. A esta mezcla le dio el nombre de «Fanta», una contracción de la palabra alemana «Fantasie». No obstante, en la historia de la Fanta todavía nos falta un capítulo fundamental, el italiano.

En 1955, la bebida se empezó a producir en Italia, más concretamente en un establecimiento de Nápoles. Aquí conoció las naranjas del mediodía que se convirtieron en el ingrediente simbólico. Para celebrar el enlace, pocos meses después se lanzó la célebre «ring bottle» de Fanta con el vidrio acordonado.

Créditos: https://www.coca-colaitalia.it/storie/fanta-e-arancia-un-matrimonio-allitaliana

«Fanta, la naranjada de naranja». Los eslóganes que acompañaban las primeras campañas publicitarias se centraban en el zumo natural, en la autenticidad de la bebida. Dado su gran éxito, en 1958 The Coca-Cola Company decidió comprar los derechos e invertir en su posicionamiento: Fanta es una bebida de personalidad chispeante, emana energía y creatividad. No es casualidad que en los primeros anuncios recuperaran personajes de dibujos animados, sumergiendo a los jóvenes espectadores en un colorido mundo de fantasía. ¿Los recuerdas? Vamos a verlos juntos.

Fanta, 1984.

Fanta, 1986.

Fanta, 1990.

Sanbittèr, la bebida sin alcohol italiana por excelencia

Seguimos en Italia y damos un salto hasta principios de los años 60, los años de la Dolce Vita y de los aperitivos en la plaza. En 1961 nació Bitter Sanpellegrino. La bebida sin alcohol, con su característico sabor amargo y su color rojo intenso, es una mezcla de hierbas servida en la icónica botella pequeña. Pero no se trata simplemente de una bebida sin alcohol, se trata de la bebida sin alcohol por excelencia. Pocos saben que Bitter Sanpellegrino es el primer aperitivo de bebida sin alcohol lanzado al mercado. A partir de ese momento, se convirtió en el símbolo de la convivencia y de ese gusto, típicamente italiano, por los pequeños placeres de la vida.

A partir de los años 70, empezaron a aparecer también los primeros anuncios, que más tarde se convertirían en anuncios de culto. El primero, todavía en blanco y negro, se rodó en Portovenere. El anuncio tenía un objetivo: grabar bien en la memoria de la gente el nombre del producto e invitar a los consumidores a llamar a la bebida por su nombre, aunque fuera un poco largo.

Habrás notado que, hasta ahora, la hemos llamado «Bitter Sanpellegrino», no «Sanbittèr» como la conocemos hoy día. De hecho, el nombre actual fue una adquisición posterior. En los años 80, la empresa optó por una contracción del nombre del producto que lo hacía más sencillo y fácil de recordar: «Sanbittèr c’est plus facile !». Para lanzarlo y grabarlo bien en la memoria de los consumidores, en 1987 Sanpellegrino lanzó los míticos anuncios con el barman Mario.

En el siglo XXI, hubo otra etapa significativa para la historia de Sanbittèr: se rediseñó la botella. ¿Con qué fin? Para que fuera todavía más fácil reconocer la bebida y destacara en las barras de los bares y en los estantes de los supermercados.

Créditos: https://www.italdesign.it/project/sanbitter/

La forma nació de la armoniosa fusión de dos figuras geométricas icónicas de la marca: el triángulo y el cilindro. El vidrio no es liso sino con cuentas de gotas que transmiten una gran sensación de frescura. Tras el rediseño de la botella está el trabajo del estudio Italdesign Giugiaro, la empresa de Giorgetto Giugiaro y de Aldo Mantovani fundada en Turín en 1968 —la misma que diseñó las imágenes y el packaging de Estathé—.

Estathé, el sabor del verano

Ya que la hemos mencionado, hablemos de Estathé. En 1972, Michele Ferrero creó una bebida refrescante pero sin gas. Para la elección del nombre, hizo un juego de palabras entre «Estate» (‘verano’ en italiano) y «Thé» (‘té’ en francés), y para el packaging eligió un formato muy original: un vasito blanco tapado con una fina película de aluminio que se podía perforar en cualquier punto.

Al ver de nuevo los antiguos anuncios de Estathé, nos damos cuenta de lo mucho que la bebida ha acompañado tantas costumbres de la sociedad italiana: desde la merienda en el colegio hasta la bebida refrescante en la playa. Estaba —y está— presente siempre en los momentos de ocio y despreocupación… Por ello, es difícil no tener un recuerdo alegre asociado a esta bebida. Esto también es mérito de los anuncios que promocionaban el producto. Uno de los primeros es de 1983, en el que los protagonistas son dos novios que se pican en la playa y se refrescan con Estathé.

También en los años 80 aparecía en la televisión este anuncio, que recomendaba Estathé también para la merienda de los niños, ya que estaba hecho solo con té y limón, sin colorantes añadidos.

Llegamos ahora a los años 90, al que fue probablemente el anuncio más famoso. Aparecía un tal Pedro disfrutando de una siesta con su amigo, a la sombra de unos sombreros enormes. Lo que lo despierta es el sonido de una pajita perforando el vasito de Estathé. «Se oye cuando es Estathé», le dice al compañero.

Y ahora… ¡chinchín! Feliz verano de parte de Pixartprinting.

You may also like