La house organ: evolución de las revistas internas corporativas

by

La house organ es lo que podríamos denominar la revista interna corporativa. Tiene el objetivo de comentar a las partes interesadas, a través de una fuente oficial, todas las novedades relacionadas con la empresa, evitando así que las sepan por terceros. Y, sobre todo, es —o al menos lo era en la época anterior a la informática— una herramienta que difunde los valores y la cultura de una empresa.

No es una herramienta promocional, o al menos no lo es directamente, pero puede considerarse un medio de profundización e incluso de reflexión acerca de distintas cuestiones, por lo que es más probable que esté gestionada por el departamento de Recursos Humanos o Comunicación, en lugar del departamento de Marketing.

Por qué es importante la house organ

La house organ es una excelente herramienta para comunicar los resultados logrados, las innovaciones tecnológicas, los nuevos servicios y productos, así como los eventos de la empresa que conciernen a los trabajadores o a todo el sistema relacionado con las actividades económicas, los revendedores y los distribuidores asociados a la empresa. Es fundamental para dar continuidad a la información y a la actualización de la comunicación corporativa.

Además, como decíamos, es una herramienta para difundir la cultura de la empresa, cuando esta exista y esté bien establecida. Toda pequeña y mediana empresa, por ejemplo, es un organismo que se desarrolla en un determinado territorio e interactúa continuamente con él, ya sea de manera positiva o negativa, teniendo un impacto —a menudo decisivo— en la comunidad. La house organ puede ser una herramienta eficaz para contar cómo la empresa trabaja, actúa y se posiciona ante la comunidad, para ampliar también hasta ella sus valores.

House organ: ejemplos del pasado

En Italia, por ejemplo, la herramienta de la house organ empezó a desarrollarse y a difundirse en torno al período de entreguerras. Grandes empresas y grupos industriales invirtieron recursos para hacer cultura, para alimentar el debate y para llevar la innovación a sus empleados.

Las imágenes son del sitio web houseorgan.net

Podemos decir que el primer ejemplo italiano de house organ es el boletín de Assicurazioni Generali, producido hasta 2010. También Fiat produjo durante unos años el suyo, pero entre los ejemplos más evidentes habría que mencionar Civiltà delle Macchine, realizado por Finmeccanica desde la década de 1950 hasta la de 1970 —con contribuciones de intelectuales como Gadda, Quasimodo, Ungaretti y Bo, entre otros— y Fatti e Notizie de Pirelli, periódico interno nacido en 1950 e impreso todavía hoy.

Por otro lado, están los famosos ejemplos editoriales, también desde el punto de vista gráfico de las  publicaciones de Italsider, Eni, Pirelli, Rai y Rinascente.

Las imágenes son del sitio web houseorgan.net

En cambio, observamos un planteamiento diferente en  Adriano Olivetti que, desde 1946 hasta 1960 —año de su muerte—, produjo la revista Comunità, todo un manifiesto cultural de un nuevo modo de entender la vida empresarial y la sociedad.

Las imágenes son del sitio web houseorgan.net

Es importante tener en cuenta cómo los departamentos de Comunicación de estas grandes empresas involucraban sin problemas a poetas, escritores y artistas, sin temer una deriva intelectual de sus publicaciones.

Al mismo tiempo, las revistas estaban diseñadas por grandes diseñadores y directores artísticos como Pino Tovaglia, Eugenio Carmi, Italo Lupi, Massimo Vignelli, Max Huber, Giancarlo Illiprandi, Albe Steiner y muchos más.

La house organ en la actualidad

Cambian los tiempos y cambia también la house organ, convirtiéndose a veces en una herramienta que traspasa las paredes de la empresa y se funde con los productos comercializados.

Pero, sobre todo, empieza a diferenciarse y a transformarse en un medio de comunicación que pasa por varios medios: del papel al medio digital y, por tanto, a Internet. Es decir, cambia de forma y se transforma en storytelling (el arte de contar historias) o se vuelve parte de la responsabilidad social de las empresas. Productos como el informe de sostenibilidad sustituyen en algunos casos la relación continua con empleados y partes interesadas. Los blogs internos crean un flujo de noticias actualizadas, al igual que los boletines de noticias o newsletters.

No obstante, a pesar de los nuevos medios tecnológicos disponibles, la revista en papel resiste y sigue siendo un medio de contacto preferente entre la empresa y el mundo interno, que hace referencia no solo a los empleados, sino también a los clientes y donantes. Un ejemplo actual son las revistas elaboradas por las ONG para sus donantes y enviadas por correo postal (Emergency, Médicos sin Fronteras, Greenpeace, Save The Children, etc.). Otro ejemplo son los catálogos con partes de storytelling empresarial de empresas como Lush e Ikea que, en medio de los productos publicitados, hablan sobre la empresa y lo que ocurre en su interior (o al menos esa es la forma en que lo cuentan).

La importancia del storytelling empresarial

Toda empresa debe comunicar su punto de vista, independientemente de si es una empresa grande o pequeña. Por desgracia, en las últimas décadas, en Italia la propia idea de cultura empresarial se ha perdido y ha quedado en manos de los grandes grupos. Sin embargo, cada pequeña y mediana empresa tiene un impacto, aunque solo sea en el territorio en el que tiene su sede, y crea a su alrededor una comunidad que no está formada solo por los empleados y sus familias, sino también por los proveedores, los clientes y todos los que generalmente tienen alguna relación con la empresa.

La revista Think de IBM (vers. francesa) fuente: https://www.designspiration.net

La house organ sigue siendo una de las mejores formas para una empresa de comunicar sus valores, concretamente a aquellas personas que ya la aprecian y que tienen algún tipo de relación con ella a diario. Es un elemento importante para la construcción y el mantenimiento de la reputación empresarial y para entrar en contacto con la realidad de manera consciente y activa.

 Crear una house organ

Gran parte de las empresas son entre pequeñas y medianas y probablemente no cuentan con un departamento de Comunicación. Crear una house organ puede ser toda una empresa, pero, sabiendo organizar los recursos, se pueden obtener buenos resultados. A continuación enumeramos los pasos para producir una house organ.

1.Crear contenidos

Obviamente los contenidos escritos deben ser interesantes y debe establecerse una línea editorial. No se trata de poner el anuncio de la cena social en el tablón de anuncios: hay que transmitir los valores y la cultura de la empresa. Actualmente, se pueden optimizar los recursos entre quien crea contenidos para la web y quien los tendrá que crear y adaptar a la house organ. Y no solo eso: la revista de la empresa puede dar espacio a las voces de mayor autoridad o emergentes de la zona y aprovechar su profesionalidad.

2.Cuidar el diseño gráfico

Puede parecer obvio, pero la forma es fundamental y debe coincidir, no solo con el planteamiento de la empresa, sino también con su imagen coordinada. Cuidar el diseño también significa prestar atención al estilo, a la maquetación y a las imágenes utilizadas: trabajar con un diseñador gráfico profesional y un buen fotógrafo puede ser una excelente idea. El resultado final debe parecerse a todos los efectos a una revista, con sus particularidades y diversidades dictadas por las decisiones editoriales de la empresa.

Las imágenes son del sitio web houseorgan.net

3.Producir e imprimir

La house organ se podría crear tanto en papel como en formato digital. Con respecto a la versión en papel, hay que prestar atención a la elección del material: la gente lo percibe como una revista, así que, en cuanto al tacto y a la vista, debería parecerse a lo que se suele encontrar en los quioscos.
Lo mismo se puede decir de los formatos (normalmente adecuados para el envío en sobre): además del clásico A4, se puede experimentar con otros formatos, inspirándose en revistas famosas o en productos de grandes marcas.
En cuanto a la encuadernación: rústica para productos más importantes y lujosos; grapada para productos flexibles, frescos y ligeros.

Lo que se espera es que la house organ vuelva a ser un elemento constitutivo de la comunicación de las empresas, ya que es una herramienta con la que se puede transmitir interés hacia las personas y la comunidad. Es una forma de contarse cosas, pero, sobre todo, de evitar que el lenguaje empresarial quede confinado al marketing y a la venta sin posibilidad de crear otros vínculos que no se limiten al cliente o consumidor.

You may also like