Los maestros del diseño gráfico: Jonathan Barnbrook

by

Es muy probable que la mayoría de la gente haya visto (o quizás incluso comprado) alguna creación de un diseñador gráfico en vez de haber escuchado su nombre o haber visto su rostro. Esto se aplica a todos, incluso a Jonathan Barnbrook, autor de proyectos gráficos que seguro que habrás visto, como las dos últimas portadas de los discos de David Bowie. En el último, ★ (Blackstar), lanzado dos días antes de la muerte de Bowie, solo había una estrella negra y símbolos gráficos, que se referían al nombre de la estrella de rock británica.

Los inicios con el «lettering» de bandas musicales

Jonathan Barnbrook nació en Luton (Reino Unido) en 1966. Estudió en el Saint Martins College of Art and Design y en el Royal College of Art. Comenzó a dedicarse al diseño gráfico a los 16 años, atraído por las portadas de discos y las formas de las letras de los nombres de bandas musicales. Por el nombre y el lettering, dice Barnbrook, se puede ver toda la ideología y filosofía de una banda. Cuando la portada de un álbum funciona, sucede algo mágico y, de alguna manera, te gusta más la música que escuchas[1]. Desde el principio, empezó a dibujar letras y luego familias enteras de caracteres tipográficos. Antes de terminar el college ya era muy conocido, con trabajos publicados en varias revistas de diseño europeas, estadounidenses y japonesas[2]. Tras finalizar sus estudios, en 1990, fundó su estudio personal, Barnbrook Design, y unos años más tarde, en 1997, su type foundry (fundición tipográfica), Virus Studio.

La fuente Mason

En 1992 la fundición tipográfica estadounidense Emigre incorporó en su catálogo dos de sus fuentes, Exocet y Mason. En realidad, Barnbook llamó en un principio a esta última fuente ‘Manson’, pero, tras recibir numerosas quejas porque recordaba al apellido del conocido asesino en serie de California Charles Manson, el nombre fue modificado. La fuente Mason forma parte de la colección permanente del MoMA desde 2011.

Diseño gráfico y política

Barnbrook siempre ha utilizado el lenguaje del diseño gráfico no solo para producir diseños, sino también para comunicar sus ideas, a menudo de naturaleza política. El diseño gráfico no puede ser solo una herramienta al servicio de las multinacionales y del lucro para incentivar el consumo de productos[3]. En su perfil en la web del Design Museum, que le dedicó una retrospectiva en 2007, lo definen como un «pionero del diseño gráfico con una conciencia social». La exposición, titulada «Friendly Fire», refleja su producción más política y una visión creada por el deseo de formular una crítica de su propia profesión y la sociedad. Barnbrook fue responsable de montar la exposición y, por supuesto, de la creación del catálogo adjunto, «Barnbrook Bible».

El catálogo de la exposición «Friendly Fire»

Para Barnbrook, el trabajo político nos brinda la oportunidad de devolverle significado al diseño, que no siempre lo tiene. A menudo, cuando se piensa en diseños políticos y propagandísticos, se piensa en regímenes totalitarios, mientras que el diseño gráfico comercial se considera desprovisto de ideas políticas. Para Barnbrook, ser diseñador gráfico comercial ya es una idea política muy fuerte. «Ignorar los problemas en torno a las fábricas que explotan a los trabajadores, ignorar el hecho de que estás accediendo a impulsar sin descanso una economía de mercado es una decisión política»[4].

Una imagen de la exposición «Friendly Fire»

En 2001 trabajó como director de arte para la revista Adbuster, una organización canadiense sin fines de lucro, ambientalista y «antipublicidad». En esa época, creó un cartel publicitario de gran formato con una cita de Tibor Kalman: Designers, stay away from corporations that want you to lie for them (Diseñadores, alejaos de las corporaciones que quieren que mintáis por ellos), expuesto por primera vez durante una conferencia de miembros de AIGA (American Institute of Graphic Arts) en Las Vegas.

El cartel publicitario con la cita de Tibor Kalman
Una de las portadas editadas por Barnbrook para Adbusters
Una página doble de la revista Adbusters

En 2011 colaboró con el movimiento Occupy London, creando también la marca.

El logo de Occupy London

La colaboración con Damien Hirst

En 1997 colaboró con Damien Hirst, una estrella en ascenso del arte contemporáneo en esa época, hoy día uno de los artistas contemporáneos más conocidos. Con —y para— Hirst hizo su monografía I Want to Spend the Rest of My Life Everywhere, With Everyone, One to One, Always, Forever, Now. En el libro, cada obra se trata de manera diferente, con elementos especiales como «pop-ups» y pegatinas, y donde el nombre de Hirst se muestra como si fuera un medicamento. La monografía, que desde entonces ha recibido numerosos premios de diseño, fue el punto de partida para otra colaboración entre Hirst y Barnbrook: la puesta en escena de Pharmacy, un restaurante-cafetería en Notting Hill.

La cubierta de la monografía dedicada a Damien Hirst «I Want to Spend the Rest of My Life Everywhere, With Everyone, One to One, Always, Forever, Now»
El interior de la monografía dedicada a Damien Hirst «I Want to Spend the Rest of My Life Everywhere, With Everyone, One to One, Always, Forever, Now»

Las portadas de los álbumes de David Bowie

La colaboración más conocida de Barnbrook es, sin duda, la de David Bowie. Comenzó con la portada del álbum Heathen de 2002 y continuó hasta los dos últimos álbumes de Bowie, The Next Day y ★ (Blackstar). Este último también ganó el Grammy en la categoría Best Recording Package.

La portada de Heathen
La portada de The Next Day

Para los tres álbumes mencionados anteriormente, Barnbrook diseñó las fuentes. Para The Next Day creó una fuente modernista falsa, Doctrine (también utilizada para el sitio web del estudio). La imagen de portada ocupa la portada de un antiguo álbum de Bowie (Heroes), tapada con un rectángulo blanco, como ocurre con los carteles cubiertos por otros carteles. Para Blackstar creó una fuente formada por símbolos gráficos vinculados a la estrella. La fuente es de código abierto y se puede descargar desde el sitio web bowieblackstar.net

La portada de Blackstar
La portada del vinilo de Blackstar

En una entrevista a la revista Creative Review, hablando de Blackstar, dijo que la idea surgió de las muchas discusiones que tuvo con Bowie. Discusiones estimuladas por una reunión de Barnbrook con el escritor William Burroughs 25 años antes. En aquella reunión se habló de tipografía y Burroughs le dijo que las formas de las letras volverían a ser jeroglíficos, similares a los de los antiguos egipcios[5].

En 2013, el Victoria and Albert Museum dedicó una exposición a David Bowie, «David Bowie Is». Para la ocasión, Barnbrook diseñó el catálogo. En las primeras páginas hay una serie de símbolos gráficos, cada uno inspirado en un momento clave de la carrera de David Bowie.

La cubierta del catálogo de la exposición «David Bowie Is»
El interior del catálogo de la exposición «David Bowie Is»
El interior del catálogo de la exposición «David Bowie Is»

La portada de «La naranja mecánica»

En 2014, para celebrar el cincuentenario de la primera edición, la editorial inglesa Penguin confío a Barnbrook la portada de La naranja mecánica. En manos de Barnbrook, la portada se convierte en un círculo naranja con solo una parte del título —el título original en inglés es A Clockwork Orange—.

La portada de «La naranja mecánica»

La música electrónica con Fragile Self

En los últimos años, junto con su esposa Anil Aykan, ha dado vida a un proyecto de música electrónica llamado Fragile Self: un dúo que se centra tanto en las imágenes como en la música. Su álbum tardó varios años en realizarse e incluye un tomo de 480 páginas que muestra los detalles poéticos de cada canción[6].

El libro del dúo electrónico Fragile Self
La portada del disco del dúo electrónico Fragile Self

Diseñar para una gran audiencia

En una entrevista a la revista It’s Nice That, Barnbrook dijo que le fascinaban los proyectos muy grandes, como los Juegos Olímpicos o la Copa del Mundo, visibles en todo el mundo. Una fascinación que no se debe a la satisfacción de su ego, sino al increíble poder del diseño gráfico para poder comunicarse con tanta gente. Cuando un proyecto gráfico, además de enorme, también tiene éxito, da la sensación de que no ha sido diseñado por nadie. Ya lo dijo Milton Glaser en una entrevista hace algún tiempo, hablando de su famoso «I ♥ NY»[7]:

Ese logo ahora tiene una característica extraña: parece que no fue diseñado por nadie […] Parece un extraño hallazgo histórico. No da la sensación de ser algo que haya sido diseñado. Parece tan… no sé, inevitable. Y probablemente todas las mejores cosas que uno hace parecen inevitables.

[1]            Entrevista en YouTube, Design Duo 2017

[2]            Rick Poynor, Reputations: Jon Barnbrook, Virus, Eye Magazine, 1994

[3]            Lucy Bourton, Graphic design is political: Jonathan Barnbrook on how we can build a better industry, It’s Nice That, 2020

[4]           Katrina Schollenberger, In conversation with Jonathan Barnbrook, Artefact Magazine, 2015

[5]            Mark Sinclair, Bowie, Barnbrook and the Blackstar artwork, Creative Review, 2015

[6]           Lucy Bourton, Graphic design is political: Jonathan Barnbrook on how we can build a better industry, It’s Nice That, 2020

[7]            Ciro Esposito, Una entrevista a Milton Glaser, Dispenser.Design, 2020

You may also like