5 museos del papel que visitar este verano en Italia

by

La invención del papel llegó de China, y no, no fue Marco Polo quien lo trajo a los europeos, sino que fueron los árabes. En Europa, las primeras fábricas de papel aparecieron inicialmente en las por entonces árabes Sicilia y España, y luego, a finales del siglo XIII, en una pequeña localidad al pie de los Apeninos de Las Marcas. Una localidad que desde aquel momento se convertiría en sinónimo de papel en todo el mundo : Fabriano.

Es allí donde nace la historia del papel tal y como lo conocemos hoy día: una historia hecha de tecnología, de invenciones —algunas nacidas del ingenio, otras de la casualidad—, de competencia, de comercio y de… mucha mucha agua. El agua de los ríos necesaria para mover las numerosas máquinas pesadas que trabajaban sin cesar en las fábricas de papel.

Quedan todavía, en Italia, sitios que nos muestra esta fascinante historia de técnica y artesanía: hablamos de los museos de papel. Hemos hecho una selección de algunos de los mejores para este tour estival: de la inventiva Fabriano a las ciudades marítimas de Amalfi y Génova, de la campiña de Venecia a la producción de las antiguas fábricas de papel del papa en Ascoli Piceno… ¡Buen viaje!

Museo del Papel y de la Filigrana de Fabriano

Pila hidráulica de varios mazos en el Museo del Papel y de la Filigrana de Fabriano. Derechos de autor: Giorgio Pellegrini

Estamos en el interior de Las Marcas, a 70 kilómetros de la costa del Adriático. Es en Fabriano donde los maestros del papel perfeccionaron la elaboración árabe del papel haciendo que su producción resultara más rápida y económica.

El lugar en el que se encuentra el Museo del Papel y de la Filigrana de Fabriano —único en Europa— es el antiguo convento de San Domenico. Al entrar en sus amplias salas, uno se encuentra frente a una reproducción del batán medieval de Fabriano: el conjunto de máquinas y tecnologías con las que, durante siglos, se realizaba el exclusivo papel de Fabriano. Resulta impresionante ver en acción los diferentes mazos que refinan los retazos, listos para convertirse en papel.

Un consejo: elegid el tour con guía para no perderos unas cuantas anécdotas curiosas contadas con auténtica pasión.

Museo del Papel de Amalfi

Máquina de papel continuo en el Museo del Papel de Amafi. CC-BY SA flickr/Amphipolis

Nos adentramos en la más meridional de las antiguas repúblicas marítimas: Amalfi. Rodeada de mar y montaña, Amalfi no se perdió la posibilidad de producir papel de manera autónoma. Su historia se puede ver en el Museo del Papel de Amalfi.

El museo se encuentra en la antigua fábrica de papel, que data del siglo XIV. En su interior se pueden ver en acción las diferentes tecnologías usadas durante siglos para producir papel. El agua procedente del río Canneto se encargaba de accionar la maquinaría. Entre las tecnologías en acción están las máquinas holandesas: más económicas y eficientes, son las que en el siglo XVII sustituyeron a la pila de mazos inventada por los habitantes de Fabriano.

Si os apasionan las investigaciones bibliográficas, os aconsejamos que echéis un vistazo a las fuentes, los textos y los mapas conservados en la biblioteca del museo.

Valle delle Cartiere

Cilindro holandés en el Museo del Papel de Toscolano Maderno. Derechos de autor: Museo del Papel de Toscolano Maderno

Ahora vamos al norte. Como siempre, estamos cerca de un río, esta vez se llama Toscolano, pero no va a parar al mar, sino al lago de Garda. Estamos en el Valle delle Cartiere (El valle de las fábricas de papel), en la provincia de Brescia. Aquí, entre los siglos XV y XVI, se trabajaba a pleno rendimiento para abastecer de papeles exclusivos a una de las potencias más grandes de la época: la República de Venecia.

El Museo del Papel de Toscolano Maderno recorre las etapas de la historia de la producción de papel, de la imprenta y del libro antiguo desde finales de la Edad Media hasta el siglo XX. No os perdáis las excavaciones arqueológicas del resto del valle y los volúmenes impresos de la primera mitad del siglo XVI.

Echadle un vistazo a la programación anual de talleres y a las exposiciones en curso.

Museo del Papel de Mele

Máquina de papel continuo en el Museo del Papel de Mele. Derechos de autor: Museo del Papel de Mele

Estamos de nuevo en el territorio de una antigua república marítima: Génova. El río que movía la fabricación de papel aquí es el Leira, el cual accionaba sin descanso las ruedas motrices de los mazos.

El Museo del Papel de Mele conserva la maquinaria de la época en el mismo sitio en el que estuvo en funcionamiento durante siglos. Recorridos multimedia acompañan a los visitantes del museo, profundizando en todas las fases de la producción del papel con procesos artesanales e industriales.

Antes de iros, no os olvidéis de pasar por la librería, en ella se venden productos de papel hechos a mano, tal y como se hacían en el Renacimiento.

Fábricas de papel del papa en Ascoli Piceno

Volúmenes conservados en la Fábrica de Papel del papa de Ascoli Piceno. Derechos de autor: Sissa Medialab


Cerramos el tour volviendo al punto de partida: Las Marcas. Después de los Apeninos, llegamos al sur de Fabriano: a Ascoli Piceno. También aquí hay un río —Castellano—, también aquí había un centro de poder: el papado. La sede del museo es la antigua y restaurada Cartiera Papale (Papelera del papa) , una auténtica fábrica de papel renacentista. En el museo se pueden observar las máquinas de la fábrica de papel del siglo XVIII y la reconstrucción de las antiguas máquinas de Porta Cartara.

Os aconsejamos visitar también las otras áreas de exposición de la Fábrica de Papel, entre las que se encuentra la muestra permanente e interactiva «Tutta l’Acqua del Mondo» (Toda el agua del mundo). El agua era, de hecho, fundamental en la fabricación de papel —como ya hemos podido observar—.

 

You may also like