The New Yorker, la revista definitiva

The New Yorker, la revista definitiva

Alessandro Bonaccorsi Publicado el 1/17/2024

Análisis de la revista de los neoyorquinos que conquistó el mundo con su elegante esnobismo

Hay quienes sostienen que la ciudad de Nueva York es diferente del resto de Estados Unidos, que no la representa, que encarna su alma más elitista, progresista, culturalmente abierta y creativa. En general, quienes adoran Nueva York residen allí y creen que no existe un sitio en el mundo más interesante que la ciudad en la que viven.

Con estas premisas, dos periodistas fundaron en 1925 una revista que haría historia: querían que hablara solo de Nueva York y sus habitantes. Y lo hicieron tan bien que influyeron en la idea que todo el mundo tenía de la ciudad. Hace casi cien años que nació la revista The New Yorker con la intención de hablar de la ciudad desde dentro, como un microcosmos en sí mismo, espléndido e interesante.

Un espíritu ligeramente esnob, una ironía cáustica y un aura melancólica —todo ello sostenido por una exaltación por la ciudad y su mitología— son los ingredientes que han hecho que The New Yorker, desde hace casi cien años, sea el medio perfecto para contar la historia de la Gran Manzana al resto del mundo.

En 2019, su tirada superó el millón de ejemplares vendidos en todo el mundo: para una revista fundamentalmente literaria, en la que los artículos son muy extensos y prácticamente no se utilizan fotografías, es un éxito rotundo.

Cierto es que los estadounidenses siempre han sido muy buenos en convencer al mundo entero de que todo lo que venía de la Gran Manzana era de suma importancia, bonito e interesante. Las series de televisión y el cine de los últimos 30 años han sustentado el nuevo mito de Nueva York, que ha dejado de ser una ciudad ruidosa, sucia y violenta, aunque culturalmente vibrante, para convertirse en cuna de la moda, el glamur, el arte y la buena vida. Y la literatura también ha jugado su papel, con cientos de libros ambientados en Nueva York, como las exitosas novelas del escritor Paul Auster.

Descubramos la historia y las características —incluidas las relacionadas con el diseño gráfico— de una de las revistas más famosas del mundo.

Una revista que se hojea como un periódico

Una de las características táctiles de The New Yorker es la ligereza del papel, que, si bien en otros casos podría parecer sinónimo de ahorro, aquí se convierte en una estrategia para mejorar la lectura: las páginas son ligeras como las de un periódico, porque la revista está hecha para ser leída con avidez y no es necesario utilizar papeles brillantes o más gruesos para resaltar las fotografías o ilustraciones a página completa.

El formato es de 20 × 27 cm, algo menos que el A4 (ligeramente reducido hace unos años respecto al formato original), lo que hace que resulte fácil de enviar y enrollar.
Esto significa que los contenidos son el corazón de The New Yorker, no los adornos, ni el brillo: en sus páginas se hace cultura, se cuentan historias, se habla de arte, de filosofía, de política, no de estilo de vida, de objetos o de moda. Y no hay nada que vender: los anuncios son pocos y nada intrusivos.

No es una revista basada en la apariencia, sino en la esencia y su aspecto espartano está a la altura de esta definición.

Inteligencia y humor

The New Yorker es famosa por sus artículos que pueden ser muy largos, desdibujando las líneas entre literatura y periodismo, involucrando tanto a grandes escritores como a periodistas consagrados.

El término utilizado para designar las piezas de la revista es short fiction («ficción corta») y las han escrito autores como Haruki Murakami, Stephen King, JD Salinger, Philip Roth, Woody Allen, Vladimir Nabokov, Jorge Luis Borges y muchos otros.

El diseño es muy simple, similar al de un libro, buscando favorecer una lectura fácil. El texto se intercala con dibujos, ilustraciones, caricaturas y viñetas en una colorida mezcla de estilos y calidades.

Algunos de los nombres más famosos que me vienen a la mente entre los artistas implicados a lo largo de la historia de la revista son Saul Steinberg, el francés Jean-Jacques Sempé, Art Spiegelman (el autor de la famosa novela gráfica Maus) y el ilustrador gótico Edward Gorey, pero es imposible enumerarlos a todos. Solo se puede decir que muchos de los mejores ilustradores de todos los tiempos han sido contactados para crear imágenes para las páginas interiores y para las portadas.

Por otro lado, el periodista Harold Ross, quien en la década de 1920 fue uno de los fundadores de The New Yorker, dijo que «The New Yorker espera distinguirse por sus ilustraciones, que incluirán caricaturas, bocetos, viñetas y dibujos humorísticos y satíricos acordes con su finalidad». Así fue como ya en la década de 1940 esta atención hacia el arte figurativo hizo que cada semana llegaran a la redacción ¡más de 2500 dibujos con la esperanza de ser publicados!

Teniendo en cuenta que cada número cuenta con un máximo de treinta dibujos e ilustraciones, así como el mismo número de bocetos (encargados a un solo autor), queda claro que el trabajo del director de arte de esta revista siempre ha sido muy exigente.

Un diseño minimalista y elegante

Para una revista que se centra casi exclusivamente en contenidos escritos, es necesaria una maquetación sencilla: se utilizan tres columnas para los artículos, las dos de los extremos se utilizan para insertar dibujos e ilustraciones de ancho completo, algunas fotografías raras y textos poéticos o citas.

A veces los artículos comienzan con una fotografía o ilustración de página completa, pero no existe ninguna regla real sobre ello.

Solo se utilizan dos fuentes: para los títulos se utiliza una fuente original que fue diseñada en 1925 por el primer director creativo de la revista, Rea Irvin, mientras que para el cuerpo del texto se utiliza Caslon, un gran clásico de la tipografía, que es una derivación dieciochesca, menos caprichosa, de la famosa fuente Garamond.

«La idea general de la maquetación de The New Yorker se basaba en la fórmula probada de la revista del horror vacui o “miedo al vacío”. Se evitaron los espacios en blanco sin imprimir, lo cual tiene sentido, después de todo, en una ciudad donde los inmuebles son tan caros. Solo a la poesía se le concedió el lujo del espacio».

Este análisis de Eye Magazine, una de las revistas de diseño gráfico más importantes del mundo, explica bien la relación de la revista con el paisaje de la ciudad que narra y simboliza.

Son interesantes algunos toques casi imperceptibles, como el uso de temblorosas líneas tipográficas («filetes»), muy finas y dibujadas a mano que separan los artículos entre sí, dado que el texto es continuo y cada artículo o sección puede empezar por donde quiera, favoreciendo una especie de flujo ininterrumpido de lectura.

El uso de dibujos e ilustraciones

Una de las peculiaridades de The New Yorker es el uso inteligente de dibujos e ilustraciones, tanto en la portada (hablaremos de ello en el último párrafo) como en el interior.

En el caso de The New Yorker, hay que distinguir bien entre tipos de imágenes, porque la revista, como si nunca hubiera pasado el tiempo, sigue utilizando dibujos en blanco y negro y no solo para sus viñetas históricas (actualmente traducidas y retomadas en Italia por Internazionale, pero en el pasado sirvieron de inspiración para las viñetas italianas que aparecían en la histórica revista La Settimana Enigmistica).

En la revista encontramos ilustraciones coloridas, incluso con estilos modernos y realizadas en formato digital, dibujos a mano y hechos con tinta, pequeños dibujos y bocetos colocados en medio de textos y  viñetas humorísticas que muchas veces no tienen un gran valor artístico. Esta mezcla de estilos y niveles funciona porque es coherente con los objetivos de la revista y con la ciudad que representa: un auténtico mosaico cultural.

El uso de ilustraciones da un toque moderno a un diseño gráfico demodé que se ha mantenido fiel a sí mismo, mientras que los dibujos, incluso cuando se realizan digitalmente, mantienen un fresco sabor vintage, elegante y atemporal. The New Yorker es famosa por el uso de spot drawings, esos pequeños dibujos y bocetos que se insertan a caballo entre las columnas para romper la monotonía del texto (también podemos encontrar este recurso, por ejemplo, en las páginas de la revista italiana Internazionale).

Como decíamos anteriormente, son muchos los artistas famosos que se alternan en las páginas de la revista, pero uno más que nadie ha vinculado su vida profesional a The New Yorker en una exitosa simbiosis creativa: Saul Steinberg.

En su larga vida profesional, el artista rumano-estadounidense creó 85 portadas y más de 600 dibujos e ilustraciones para las páginas internas, uniendo indisolublemente su nombre a la revista, especialmente cuando en 1976 creó la que será recordada como la portada más icónica: «View of the World from 9th Avenue», una irónica y brillante metáfora de cómo todo neoyorquino, en el fondo, piensa que el mundo termina al otro lado de la Novena Avenida.

Un siglo de portadas memorables

Si la portada de una revista es importante para su venta en los quioscos, en el caso de The New Yorker lo es aún más, porque cada número puede reconocerse precisamente por el dibujo o la ilustración de la portada, siempre diferente y siempre original. Estas imágenes no tienen necesariamente nada que ver con los artículos internos, sino que —como afirmó la directora de arte Francois Mouly— intentan representar el espíritu de la época en la que sale la revista, que puede cambiar muy repentinamente semana tras semana.
Algunos de los mejores ilustradores del mundo han creado portadas para la revista neoyorquina: además de los citados Steinberg, Gorey y Sempé, o los historiadores Jean-Michel Folon y Robert Blechmann, el italiano Lorenzo Mattotti es uno de los artistas más apreciados (habiendo creado más de 30). En los últimos años, la revista también ha contado con el ilustrador alemán Christoph Niemann y la artista canadiense Anita Kunz, una de las más grandes ilustradoras de las últimas décadas.

Inserire varie immagini “cover”

Muchas de las portadas traicionan la elegancia esnob de la revista al utilizar un sarcasmo que a menudo roza el mal gusto, hasta el punto de generar escándalos, discusiones y debates, no solo en Estados Unidos. Las portadas más políticas, a menudo creadas por caricaturistas satíricos, también han sido objeto de fuertes críticas, pero fue muy discutida la portada que el dibujante Art Spiegelman creó después del 11 de septiembre, quizás el momento más icónico de toda la historia de The New Yorker: dos monolitos negros que sobrepasan la fuente del encabezado como monumentos funerarios.

En conclusión, incluso en un periodo de crisis del papel impreso, The New Yorker sigue encarnando no solo el espíritu de una ciudad, sino el ejemplo de cómo una revista bien escrita, bien diseñada y bien ilustrada puede superar las modas, las crisis y las guerras, y convertirse en una de las publicaciones periódicas más queridas y vendidas del mundo.

Dentro de dos años celebrará su primer centenario y muy posiblemente será solo el comienzo de otro siglo memorable.

Fuentes de las imágenes:

https://www.newyorker.com/

https://en.wikipedia.org/

https://www.eyemagazine.com/feature/article/a-new-york-state-of-mind

https://www.itsnicethat.com/news/jean-jacques-sempe-obituary-illustration-120822

https://www.behance.net/gallery/22768615/The-New-Yorker

https://www.zackhample.com/the-new-yorker-june-23-2014

https://www.boredpanda.com/the-new-yorker-cartoons/