#PRINTSTORIES – ANDREA Y SU NOVELA GRÁFICA SENSORIAL EN LA COSTA DE CERDEÑA

by

Hay lugares que te llegan al alma.

Hay lugares que crean una conexión inmediata con nuestro lado más profundo y que nos dejan una huella eterna. Algunos paisajes, pueblos o rincones de ciudades se nos quedan grabados para siempre en nuestro interior y nos hacen reflexionar y ser más conscientes.

El joven ilustrador Andrea se inspiró en uno de estos lugares para crear su propia historia personal ilustrada. El proyecto surgió gracias a las sensaciones que le provocaron las espléndidas costas de la isla de La Maddalena y que le revolucionaron de tal manera que tenía que plasmar en papel lo que sintió y el viaje interior que realizó.

Así, Andrea se vio con una historia sin diálogos entre las manos, una historia llena de atractivos, de encuentros entre el hombre y la naturaleza, pero también entre los claros y oscuros de la personalidad de cada uno. Se trata de un viaje ilustrado que cada uno puede interpretar a su manera, ya que no hay diálogos, y que por ello cuenta con un valor universal y, al mismo tiempo, particular.

Le hemos pedido a Andrea que nos cuente el origen de este proyecto, impreso de forma muy satisfactoria con Pixartprinting. ¡Hora de sumergirse en las páginas de esta aventura ilustrada!

¡Disfruta de la lectura!

¿Quién eres? Háblanos de ti, ¿a qué te dedicas? ¿Cuáles son tus sueños, tus aspiraciones y tus aptitudes? ¡Haznos un retrato conciso, pero fiel!

Me llamo Andrea Canolintas, tengo 26 años y soy un aspirante a dibujante de cómics en sus inicios. Estuve cuatro años en una escuela especializada en Roma en la que aprendí todo lo que hay que saber sobre esta profesión. Desde hace dos años, estoy trabajando en proyectos pequeños y en colaboraciones de diversa índole. Tengo varias historias que me gustaría contar y el dibujo siempre ha sido la forma con la que mejor me comunico.

Antes de empezar, ¿puedes explicar a nuestros lectores qué has creado con nuestros servicios de impresión?

Gracias a vuestros servicios de impresión, realicé unas encuadernaciones grapadas con las que he querido contar una de mis pequeñas historias en forma de cómic.

Volvamos a los orígenes. ¿Cómo surgió la idea que te llevó a realizar este proyecto? ¿Tiene una historia particular?

La idea se me ocurrió durante unas vacaciones en La Maddalena, una isla al norte de Cerdeña, que es donde nació mi padre. Venía de un momento complicado y la isla me ayudó a salir de él de alguna manera.

Una vez que diste con la idea adecuada, tuviste que fijarte un objetivo. ¿Qué querías conseguir con tu idea? ¿Cuál era tu objetivo?

Quería encontrar una forma de transmitir la belleza y singularidad de aquellos lugares que no se centrase en los paisajes más famosos. Cuando estás allí, se para el tiempo y el lugar hace que te detengas un momento a contemplar su belleza sin pensar en otra cosa.

¿Cómo diste vida a tu proyecto? ¿En cuántas fases dividiste tu trabajo y cuáles fueron esas fases? Cuéntanos el proceso con el que diste forma a tu idea para tenerla lista para trabajar sobre ella e imprimirla.

Lo primero que hice fue escribir un texto en el que hablaba de este lugar, pero basándome más en las sensaciones que me producía que en los hechos. Luego, adapté el texto para convertirlo en un guion gráfico en el que trabajé los encuadres y la composición de las imágenes. Ya en ese punto, pasé a la versión definitiva y utilicé la técnica con la que mejor me manejo en este momento: la acuarela. La parte más complicada fue tener que digitalizar las acuarelas, conservando sus colores. En ese momento, solo me quedaba incluir el texto a modo de leyenda, pero decidí dejarlo a un lado para que el lector pudiese seguir el mismo camino sensorial que el protagonista: seguir el flujo de la historia sin ayuda de ningún tipo, escuchando el sonido del mar y dejándose llevar por el ritmo de las imágenes.

¿Cómo aprovechaste la impresión a la carta para terminar tu proyecto? ¿Qué materiales elegiste y por qué?

Elegí un papel mate que absorbiese por completo los colores para devolverles su brillo.

¡Ahora toca aprovechar al máximo los productos creados! En tu caso, tu objetivo era imprimir una novela gráfica. ¿Qué sentiste al verlo entre tus manos, listo para que lo hojeen?

Fue algo increíble. Imprimí 10 ejemplares de prueba para repartirlos entre mis amigos y mis conocidos, y todas las impresiones fueron muy positivas. Ahora ya sé que puedo trabajar un producto desde la idea hasta su impresión, y esto me da muchísima seguridad.

¡Esto es solo el comienzo! ¿Qué otros proyectos tienes en mente para más adelante? ¿Podrías revelarnos algo?

Quiero seguir dibujando más historias y proponérselas a alguna editorial que vea potencial en lo que hago. Y mientras tanto, ¡podéis esperar más publicaciones con mis historias!

You may also like