#Printstories: Stefania y su primer cómic impreso

by

«Criaturas fantásticas y dónde encontrarlas»

Un título atractivo y que hace un guiño al mundo imaginario creado por J. K. Rowling, pero que nos va a servir de mucha ayuda para hacer una curiosa reflexión.

Las criaturas extrañas e imaginarias han poblado los antiguos bestiarios desde los tiempos de los griegos, los romanos y desde la Edad Media. Las proyecciones que hacemos los humanos para dar sentido y forma a los acontecimientos del mundo y a la confusión del alma siempre han estado representadas por animales de formas y características de lo más variadas.

Crear, imaginar y vislumbrar criaturas imaginarias en el mundo es un ejercicio en el que es imposible no caer. Tanto es así que, incluso entre los mitos y leyendas urbanas modernas, nos encontramos con historias de caimanes albinos que crecen en las inmensas galerías de túneles subterráneos de las ciudades o seres similares a los coyotes que deambulan hambrientos por las afueras en busca de rebaños de cabras.

Pero Stefania, con su imaginación, quería ir más allá.

Sus criaturas, sus monstruos imaginarios, son parte de un camino de crecimiento personal, tanto interno como externo. Son parte de un viaje, de una aventura que le hizo madurar en mente, cuerpo y espíritu. Su primer cómic, «Moon», es justo esto y mucho más.

La culminación de unos estudios, de una fase de la vida que, por un lado, tiene una función formativa y, por otro, te muestra el camino a un futuro creativo hecho de experimentación y superación personal y profesional.

Stefania ha dado forma tanto a las criaturas imaginarias de sus cómics como a ese final del camino formativo que la lanza al mundo del trabajo creativo, compuesto por narración e ilustración.

Vamos a adentrarnos en este viaje y a descubrir más sobre cómo creó su cómic, bien acompañados por sus palabras.

Disfrutad la lectura.

¿Quién eres? Háblanos de ti y de tus sueños, aspiraciones y aptitudes. ¡Haznos un retrato conciso pero fiel!

¡Hola! Me llamo Stefania, pero en el mundo del arte me conocen más como Ania Marziana. Tengo 24 años, soy ilustradora y diseñadora gráfica, y estoy a punto de terminar una carrera de tres años en Diseño gráfico multimedia. Mi aspiración es trabajar, como ya estoy haciendo ahora un poco, en mi campo y, sobre todo, ampliar cada vez más mis horizontes y mis capacidades.

Antes de empezar, ¿puedes explicar a nuestros lectores qué has creado con nuestros servicios de impresión?

Hice mi primer cómic, «MOON», de unas cien páginas, como  proyecto de fin de carrera. Gracias a Pixartprinting, imprimí tanto el cómic como el propio proyecto, que contiene bocetos, apuntes y la historia y todo el estudio que realicé.

Volvamos al principio. ¿Cómo surgió la idea que te llevó a realizar este proyecto? ¿Tiene una historia particular?

La idea del cómic surgió porque tenía que hacer un proyecto para la carrera, pero las ganas de crear historias las he tenido siempre. El dibujo es una habilidad que he ido desarrollando durante los últimos años. La gente de mi entorno dibujaba, sobre todo cómics, y me parecía algo superchulo, así que empecé a dibujar cosas horribles, hasta que poco a poco fui mejorando. Pero siempre he llevado historias en el corazón, me encanta cualquier historia que se pueda disfrutar (si es buena), por lo que me encantan los libros, las películas, las series, los cómics o los cuentos.

Una vez que diste con la idea adecuada, tuviste que fijarte un objetivo. ¿Qué querías obtener? ¿Cuál era tu objetivo?

Quería que MOON saliese lo mejor posible, tanto en lo que respecta a la historia como al dibujo. Lo curioso es que tenía muy poco tiempo: en dos meses, y empezando desde cero, tenía que hacer todo el proyecto, imprimirlo (había que tener en cuenta los tiempos de impresión) y entregarlo. Lo pasé mal, pero conseguí hacerlo. Fue como hacerse mayor de repente, en un mes.

¿Cómo diste vida a tu proyecto? ¿En cuántas fases dividiste tu trabajo y cuáles fueron esas fases? Cuéntanos el proceso que te llevó a dar forma a tu idea y cómo la preparaste para la impresión.

Lo primero que hice fue ordenar mis ideas, intentando encontrar una para hacer una buena historia. Me inspiré en todo lo que me apasiona y en las conversaciones que tengo con la gente. Una vez que tenía claro el concepto, escribí el guion y pasé inmediatamente al guion gráfico. En tan solo unos días, sabía cuál iba a ser la historia y que tendría que dibujar unas 90 páginas en un par de semanas para poder colorearlas e imprimirlas a tiempo. Así que me puse a dibujar todas las páginas y tardé unos veinte días. Luego, me llevó otras dos semanas colorearlas, maquetar el libro y mandarlo corriendo a imprimir. Tras hacer todo eso, en los diez días que me quedaban, maqueté y escribí todo el proyecto final, en el que incluía todo mi trabajo, las ideas, los bocetos, algunos dibujos finales, el procedimiento, los colores, los personajes y todo el estudio que realicé. Esto también lo mandé a imprimir deprisa y corriendo y, tres días después de que me lo entregasen, lo llevé todo a la Academia.

¿Cómo aprovechaste la impresión a la carta para terminar tu proyecto? ¿Qué materiales elegiste y por qué?

Para que todo fuese acorde a mi estilo gráfico, necesitaba un papel blanquísimo, por lo que decidí descartar el papel estándar y escogí un gramaje de 170 g. Luego, para la portada del cómic, elegí un plastificado soft-touch porque siempre me ha gustado ese efecto suave. Para el proyecto de fin de carrera, elegí una portada con un acabado en barniz 3D, para hacer que el título resaltase.

¡Ahora toca aprovechar al máximo los productos impresos! En tu caso, un cómic vinculado a tu tesis. ¿Qué sentiste al tenerlo en tus manos?

Una satisfacción extrema por haber logrado un objetivo que no era fácil y también ganas de que todos lo leyeran. El cómic trata sobre monstruos imaginarios y la nostalgia, pero también sobre el crecimiento personal y la asunción de las responsabilidades. Contiene todo lo que relaciono con mi edad, lo que me gusta y lo que siento, por eso quiero compartirlo y, de hecho, me encantaría publicarlo. A ver si consigo jugar bien mis cartas.

¡Esto no es más que el principio! ¿Qué otros proyectos tienes previstos de cara al futuro? ¿Nos puedes revelar alguno?

Seguramente seguiré haciendo lo de ahora. Tengo muchos proyectos, personales y profesionales, así que no me faltan las ganas de trabajar ni los estímulos nuevos. Espero mejorar mis habilidades y no dejar de aprender nunca, de hacer cómics y no perder la energía que me lleva siempre con la cabeza alta.

Si alguien tiene curiosidad por mis proyectos, mi perfil de Instagram es @aniamarziana_
Gracias a todo el personal de Pixartprinting por su trabajo y por esta entrevista.

Ania Marziana

You may also like