SOS a la creatividad

by

Tic, tac, tic, tac. La manecilla de los minutos, que parece avanzar más rápido que de costumbre, y el estrés provocado por el temor a no hacer una entrega dentro del plazo pueden inhibir la creatividad.

La creatividad es un músculo y, para mantenerlo en forma, hay que entrenarlo: un entrenamiento asiduo y constante, con ejercicios diseñados ex profeso. Aquí nos adentraremos en el fascinante territorio de la imaginación y veremos una serie de ejercicios que son, por lo general, juegos para estimular la creatividad.

Creatividad y pensamiento lateral: conozcámoslos mejor

No existen personas no creativas, existen solo mentes poco entrenadas para la creatividad. La creatividad, de hecho, no es una virtud reservada solo a unos pocos elegidos, es una capacidad que poseemos todos y que se potencia con la práctica. Y aún hay más: no solo es útil para quien tenga un trabajo creativo, sino que es un recurso valioso para afrontar cualquier situación. No es de extrañar que algunos grandes descubrimientos de la historia hayan nacido de la intuición y del ejercicio del pensamiento lateral.

¿Un ejemplo? En 1965, dos empresarios estadounidenses, Noah y Joseph McVicker, descubrieron que una sustancia maleable y elástica que se usaba para limpiar la tapicería podía convertirse en un material con el que divertirse y crear esculturas. Desde aquel momento, millones de niños comenzaron a jugar con la plastilina Play-Doh, y los dos empresarios se hicieron millonarios.

Noah y Joseph McVicker no fueron simplemente afortunados, fueron capaces de aprovechar su pensamiento lateral. ¿Y qué es exactamente el pensamiento lateral? El psicólogo maltés Edward De Bono fue quien acuñó el término y lo definió. El pensamiento lateral es una forma de razonamiento que no sigue la vía-guía del pensamiento lógico lineal, al que está acostumbrado nuestro cerebro, sino que busca senderos inexplorados. ¿Cuál es su mayor beneficio? Mientras que el pensamiento lineal lleva a una solución unívoca, el pensamiento lateral conduce a un número infinito de posibles soluciones. Permite, por tanto, ser originales, nunca banales o «normales». Una virtud valiosa en el trabajo y en la vida diaria.

4 ejercicios para entrenar la creatividad

A continuación encontrarás técnicas para desarrollar la creatividad y el pensamiento lateral. Juegos de palabras, acertijos y asociaciones de ideas que permiten ver las cosas desde un ángulo diferente al habitual.

1. El acertijo de la naranjada envenenada

La naranjada envenenada es el clásico acertijo propuesto para entrenar el pensamiento lateral. Mira esta imagen y lee después las preguntas y respuestas.

En una recepción, los invitados beben una naranjada envenenada de una jarra. Todos mueren excepto un hombre. ¿Por qué?
¿El hombre es inmune al veneno? No.
¿La naranjada es siempre la misma? Sí.
¿El veneno está ya en la bebida cuando el hombre la bebe? Sí.
¿El hombre tiene un antídoto? Irrelevante.
¿El hombre bebe tanta naranjada como todos los demás? Sí.
¿El veneno está disuelto cuando el hombre bebe la naranjada? No.
¿El hombre es el primero en beberla? Sí.

¿Hay una pastilla de veneno que todavía no se ha disuelto en el fondo de la jarra? No.

¿A que sientes curiosidad por descubrir la solución?

El veneno está en el hielo, por tanto, el hombre que bebe primero la naranjada no se envenena porque el hielo no está todavía disuelto.

2. El binomio fantástico de Gianni Rodari
El binomio fantástico es un juego, sugerido por Gianni Rodari en la «Gramática de la Fantasía», que se utiliza para activar palabras e imágenes en la mente. El ejercicio está inspirado en las técnicas creativas de los surrealistas franceses y se pone en práctica de la siguiente forma: se cogen dos palabras al azar, que no tengan nada en común, y se combinan para crear el título de un cuento fantástico y después escribir la historia.

La primera palabra de tu cuento te la sugerimos nosotros: aerostato. Para encontrar la segunda, abre el diccionario en una página al azar y apunta con el dedo: la palabra señalada será el segundo protagonista de tu historia.

3. Think out of the box (Piensa de manera creativa)

Imagina lo siguiente: encuentras un tenedor, una bombilla y una taza. Te retamos a transformar estos tres objetos en algo diferente.

4. La capacidad de inventar mundos
La capacidad de abstracción no le puede faltar a ninguna mente creativa. Ahora te mostraremos una imagen y, según lo que veas, tendrás que responder a una serie de preguntas.

¿Quiénes son los dos chicos? ¿Cómo se llaman? ¿Qué trabajo tienen? ¿Dónde están y por qué están ahí? ¿Qué están haciendo? Imagina, en definitiva, su historia, cada detalle en la fotografía es una pista.

Sigue entrenando la creatividad, pues es la única forma de asegurarte de que, incluso en los días más negros, tu página no se quede en blanco.

You may also like