Wayfinding design, el diseño de orientación

by

Mucho antes de la invención del papel, el ser humano dejaba marcas en el entorno circundante para comunicar información de manera visual. Estas señales eran esenciales, sobre todo para lograr orientarse fácilmente en el espacio. Con el paso del tiempo, se consolidó un significado común relacionado con estos símbolos, representado a día de hoy por la disciplina del diseño gráfico ambiental (EGD, Environmental Graphic Design).

Este sector es relativamente moderno y se ha formalizado en los últimos 40 años. Anteriormente, se asociaba a la arquitectura y se denominaba diseño arquitectónico. Exponentes de esta disciplina comprendieron que había muchas diferencias entre su profesión y la de un diseñador gráfico tradicional, ya que el diseño gráfico ambiental incluye la planificación y comunicación de información en objetos tridimensionales dentro de un espacio. En 1973 se creó la Sociedad para el diseño gráfico ambiental  (SEGD, Society for Environmental Graphic Design).

El «wayfinding design» es una rama del EGD. De hecho, este se divide en «wayfinding design», que orienta a los usuarios en un espacio y les ayuda a desplazarse; interpretación, que recoge información sobre el espacio; y posicionamento (placemaking), que crea la imagen distintiva del espacio.

Señalización y «wayfinding»

Aunque a menudo son intercambiables, la señalización se refiere principalmente a señales y carteles, mientras que el «wayfinding» trata de la visión más compleja de la orientación dentro de un lugar.

En concreto, esta disciplina se compone de señales y símbolos que, de manera visual e informativa, envuelven un espacio o un conjunto de espacios: aeropuertos, hoteles, parques, edificios corporativos, hospitales, sistemas de transportes y ciudades enteras.

Utilidades y límites

En un sentido práctico, el papel del «wayfinding design» es el de crear un mapa del espacio en la mente del usuario que trata de orientarse. Cuanto más clara sea la estructura física del espacio, más claro será el mapa mental.

Por tanto, hay que tener en cuenta que ni siquiera la mejor estructura de señalización puede resolver todos los problemas de orientación en un espacio muy complejo. El «wayfinding design» puede facilitar la orientación dentro de un sitio, pero, en función de su estructura física, tiene limitaciones.

La identidad de un espacio

La importancia del «branding» y de su estrategia es cada vez más importante dentro de organizaciones comerciales o institucionales, ya sean grandes o pequeñas. La estrategia de «branding» reconoce que un usuario se pone en contacto con una marca a través de una serie de «touchpoints» (puntos de contacto), cuya cantidad y calidad deben cuidarse.

Una buena estrategia incluye el «wayfinding design» dentro de los puntos de contacto que desarrollar y mejorar. La señalización se debería conectar visualmente de manera fluida con los demás elementos de la identidad de una organización.

La señalización puede adoptar dos tipos distintos de enfoque. Con la estrategia de la armonía, la estructura de señales refleja y refuerza las características espaciales y arquitectónicas de un espacio. Con el enfoque de la imposición, el «wayfinding design» se proyecta para crear una identidad unitaria, independiente de las características visuales de un lugar físico.

Ejemplos relevantes

Veamos ahora algunos ejemplos de proyectos de «wayfinding design», desarrollados en distintos campos y a distinta escala. Entre los aspectos clave de la disciplina, encontramos las técnicas de impresión y producción de los materiales que conforman la estructura de señales.

Centre Pompidou, París

Ruedi Baur es un diseñador francés famoso por los proyectos de señalización realizados durante los años 90. Para su trabajo en Centre Pompidou en París, Baur colaboró con los arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers para crear una señalización en armonía con la arquitectura. El proyecto refleja la esencia internacional del centro: se eligió una serie de colores (entre los que el amarillo es el principal) y se realizaron pictogramas para la orientación dentro del sitio.

A nivel técnico, el desarrollo del proyecto incluyó el uso de luces de neón, letreros de plástico que cuelgan del techo y grandes carteles de papel.

Tate Modern, London

Tate Modern es la galería de arte contemporáneo más visitada de Europa. Fue inaugurada en 2000, y sufrió una serie de ampliaciones que terminaron en 2017. La realización del «wayfinding design» se confió al estudio londinense Carlidge Levene, especializado en señalización e identidad visual. Este proyecto se concentra en la orientación a través de los distintos edificios y las salas de la galería.

La señalización de la Tate Modern se desarrolla principalmente a través de vinilos de corte pegados en paredes de cemento. Además de estos, una serie de materiales, como folletos y mapas, proporcionan más información a los visitantes.

East Sydney Early Learning Centre

El estudio de diseño australiano Toko creó la señalización para el East Sydney Early Learning Centre. La inspiración directa para este proyecto son los bloques de construcción utilizados por niños. La paleta cromática elegida es tenue pero variada, y el caracter tipográfico es suave.

Los bloques de la señalización están montados en un marco de madera y se mantienen unidos por imanes. Esto permite reorganizar los bloques según las necesidades y las posibles modificaciones arquitectónicas.

Aeropuerto Schiphol, Ámsterdam

Mijksenaar es una agencia de comunicación activa entre Ámsterdam y Nueva York, y desde 1990 se encarga del «wayfinding design» del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam. El proyecto se desarrolla mediante un fuerte uso del amarillo, pictogramas y tipografía clara y legible. El caracter utilizado es Frutiger, creado por Adrian Frutiger en los años 70 para la señalización de un aeropuerto (el de París-Charles de Gaulle).

La señalización presente dentro del aeropuerto holandés está casi toda realizada mediante grandes carteles retroiluminados. Estos carteles penden del techo o están colocados a los lados de las puertas.

El «wayfinding design» es una disciplina del diseño gráfico que tiene un impacto notable en la vida diaria. A pesar de que el mundo digital está entrando con prepotencia en nuestra cotidianidad, la señalización seguirá siendo principalmente física y estática. Los ejemplos que hemos visto demuestran que se puede experimentar con colores, tipografía y técnicas de impresión y de producción, obteniendo resultados eficaces incluso si son muy diversos.

You may also like