18 maneras de distinguirte con el marketing offline

by

Hoy en día, todo está orientado al marketing online y a las redes sociales. Y es que, a veces, nos olvidamos de que el marketing offline también puede impulsar el perfil de tu empresa y darte a conocer. Es muy útil sobre todo para los negocios locales. Aquí tienes algunas ideas que puedes probar.

1. Hablar en un evento

Piensa en quién podría beneficiarse de tu experiencia y busca oportunidades en las que poder hablar. Aunque lo primero que se te pueda ocurrir sean las conferencias, los eventos más pequeños también podrían resultar útiles. Por ejemplo, la mayoría de pueblos y ciudades tienen reuniones de networking empresarial: ¿por qué no compartir tus conocimientos con ese público? En vez de venderles directamente tus servicios, podrías intentar descubrir qué podrías enseñar a la gente que le resultase valioso, y ofrecerte como un experto.

2. Organiza un evento o reunión

Si no consigues encontrar un evento relacionado con tu sector, ¿por qué no creas tú uno? Empieza desde abajo, organizando un grupo en Meetup para tu público potencial; evalúa cuánto interés despierta y empieza a desarrollarlo desde ahí. También puedes usar servicios como Eventbrite para publicitar tus eventos. Además, podrías considerar dirigirte a empresas que ya cuenten con tu público. Por ejemplo, si eres nutricionista, ¿por qué no hablar con una tienda de comida sana y ofrecerles dar una charla gratuita a sus clientes sobre la alimentación sana?

3. Patrocinio

Si hablar en un evento no es lo tuyo, podrías patrocinar uno para dar tu nombre a conocer en el sector. Dependiendo de cuál sea tu negocio, el patrocinio ni siquiera tiene por qué ser de un evento. Puedes patrocinar otro tipo de cosas, como un equipo deportivo de tu localidad.

4. Organiza un taller

Un taller es algo muy similar a un evento, pero si lo que haces es más interactivo (por ejemplo, si eres diseñador de joyas), ¿por qué no pruebas a organizar un taller en el que la gente pueda crear algo contigo?

5. Promoción cruzada con otro negocio

Puede ser útil realizar un intercambio de ideas con negocios dirigidos a una clientela similar a la tuya, pero que no compitan de forma directa contigo. Por ejemplo, es probable que un fotógrafo y un diseñador de páginas web trabajen para clientes similares. Sin embargo, no compiten directamente entre ellos. Podéis intentar ver cómo hacer una promoción cruzada el uno del otro. Lo podríais hacer mediante recomendaciones orales, una mención en un folleto o colaborando en proyectos.

6. Anuncios en el coche/furgoneta

Si conduces mucho, ¿por qué no aprovechas tu coche como un anuncio móvil de tu negocio? Ni siquiera tienes que buscar algo permanente: puedes utilizar vinilos magnéticos para coches, que se pueden retirar cuando quieras o cambiar por otros de promociones distintas.

7. Escribe un artículo para una revista o periódico

¿Existe alguna revista o periódico que esté relacionado con tu nicho de mercado? Contacta con ellos y ofréceles escribir un artículo que aporte valor a sus lectores. Las revistas suelen permitirte introducir un pequeño apartado al final del artículo en el que puedes incluir información sobre tu negocio. Hace poco, envié una carta a una revista de arte y nos invitaron a un compañero y a mí a escribir un artículo remunerado para ellos, además de ofrecernos la posibilidad de incluir información sobre nosotros y un enlace a nuestra página web.

8. Publicidad impresa

Si las revistas de tu sector no permiten que les envíen artículos, piensa si valdría la pena publicar un anuncio en sus páginas. Publicar anuncios puede resultar caro, pero vale la pena comprobar si tienen espacios libres de última hora que puedan ser más baratos. Si vas a publicar un anuncio, te puede convenir ofrecer algún tipo de descuento en tu producto o servicio con un código. De esta manera, puedes calcular cuántos clientes has obtenido gracias al anuncio y así saber si vale la pena publicarlo de nuevo.

Además de las revistas más importantes, si lo que tienes es un negocio local, considera la posibilidad de publicitarte o de escribir en una revista de tu localidad. A veces, estas son hasta en blanco y negro, pero sabes que todo el que las lea va a ser de tu localidad.

9. Productos promocionales

No subestimes los productos promocionales como las camisetas, gorras, calendarios, agendas y bolígrafos. Aunque eran más habituales hace unos años, hoy en día este tipo de productos son más raros y, por lo tanto, destacan más. La ventaja de algo como un calendario o una agenda es que el nombre de tu negocio, tu página web y tu número van a estar frente a tu cliente durante todo el año.

10. Escribe un libro

Hoy en día, es mucho más fácil y menos costoso imprimir tu propio libro. Puedes utilizar tu libro como una forma de publicitarte e incluso, a veces, en lugar de una tarjeta de visita. A diferencia de estas últimas, que se pueden perder, es bastate probable que tu libro se lea o acabe en una estantería. Además, el libro demostrará tu experiencia en tu sector.

11. Asiste o participa en una feria o exposición

Las ferias y las exposiciones son otra forma de conectar con clientes potenciales. El coste puede ser alto, así que asegúrate de analizar y elegir una exposición en la que tengas bastantes probabilidades de conectar con tu público. Si el coste es demasiado alto, también vale la pena ir a hablar con la gente que está en los stands. A veces, las ferias y exposiciones también cuentan con eventos de networking, en los que hay más posibilidades de conocer gente y de publicitarte.

12. Tarjetas de visita

Si te pones a pensar en el marketing offline, una de las cosas más sencillas que debes hacer es asegurarte de llevar siempre tarjetas de visita. Eso sí, hoy en día las tarjetas no tienen por qué ser aburridas. Existen muchísimos tipos de tarjetas, como las que tienen diseños plegados o las que están hechas de plástico. La tarjeta de visita más rara que he visto fue la de una galería de arte, que estaba basada en la película Matrix: tenía la forma de una pastilla roja, una cápsula, y dentro había un papel enrollado con toda la información. Sin duda, era algo que no podría olvidar, pero quizá no era muy práctica.

13. Publicidad por correo

Otra vieja idea, pero que aún puede ser efectiva, sobre todo para los negocios locales, es crear y enviar un folleto a tus clientes potenciales. Esto consigue situar el nombre de tu empresa ante cualquier cliente potencial, incluso antes de que vayan a Internet a buscar a alguien. Al igual que en la publicidad impresa, si incluyes una oferta o promoción en el folleto, puedes saber el eco que ha tenido.

14. Vallas publicitarias/carteles

Otra opción que los negocios locales deberían considerar es el uso de vallas publicitarias y carteles en lugares destacados de tu zona.

15. Marketing por teléfono

El simple hecho de coger el teléfono y saludar a un cliente que ya tengas puede llevarte a conseguir trabajo extra. Si te atreves, podrías incluso intentar llamar a clientes potenciales o contratar a alguien que llame en tu nombre.

16. Marketing de guerrilla

¿Hay algo que sea poco usual o ingenioso que puedas hacer para darte a conocer? Algunas grandes marcas realizan campañas increíbles de marketing de guerrilla. Recuerdo ver un vídeo en el que una compañía telefónica puso pantallas verticales en la calle para que pudieses ver y hablar con gente de otra ciudad. Otra que recuerdo fue la de cómo convirtieron unas escaleras del metro en un teclado musical. En cualquier caso, no tienes por qué ser tan extravagante. Por ejemplo, hace poco leí sobre el dueño de un gimnasio que contrató a un dibujante para que trabajase fuera del edificio. El dibujante le hacía una caricatura a todo el que quisiese, pero tenían que retratarse con ropa deportiva y con el logo del gimnasio detrás.

17. Programa de recompensas

Muchas grandes tiendas cuentan con programas de recompensa a la fidelidad. Dependiendo del tipo de negocio que tengas, podrías probarlo. Una cafetería de mi localidad hizo tarjetas con su logo y varios círculos: cada vez que consumías algo, marcaban uno de los círculos y cuando completabas la tarjeta, te regalaban un café.

18. Regalos/Cupones de prueba

Dependiendo del tipo de negocio que tengas, puedes considerar hacer cupones gratuitos o de prueba que permitan a los clientes probar tu producto o servicio, o una parte del mismo.

Como ves, hay muchas ideas por las que empezar. ¿Cuál vas a probar primero?

You may also like