#PrintStories – Michela, la librería infantil y las tarjetas regalo creativas

by

Hacer y recibir un regalo siempre es emocionante.

Sobre todo si el regalo está destinado a los más pequeños, que fácilmente dejan volar su imaginación y pueden apreciarlo enseguida.

«¿Por qué no hacer este momento todavía más especial?», debió haber pensado Michela, una joven dueña de una librería infantil independiente. Así nació la idea de crear las fantásticas tarjetas ilustradas, primero creadas con dibujos a mano y después digitalizadas e impresas con Pixartprinting.

Su idea sacará muchas sonrisas y traerá pequeñas alegrías, ¿y quién mejor que Michela para contárnosla? Te animamos a leer esta entrevista, verás que es un testimonio espontáneo y «especial».

¡Disfruta de la lectura!

¿Quién es Michela? Háblanos de ti, ¿a qué te dedicas? ¿Cuáles son tus sueños, aspiraciones y aptitudes? ¡Danos un retrato conciso pero fiel!

Me llamo Michela, tengo 28 años y vivo en Faenza, Italia. Desde hace unos meses soy librera en una librería independiente para niños y jóvenes, Il Mosaico, en Imola.

Era mi sueño desde hacía ya años poder estar lo máximo posible en contacto con los libros, las imágenes y los pequeños clientes que serán, esperemos, los grandes lectores del mañana.

Estudié Ilustración cinco años en la Academia de Bellas Artes de Bolonia, y este ambiente de trabajo es perfecto para mantenerse al día en el sector y dejarse inspirar. Sueño, tarde o temprano, con poder publicar un proyecto mío completo, un libro ilustrado.

Antes de contarnos cómo nació tu idea creativa, ¿podrías explicar a nuestros lectores qué has realizado con nuestros servicios?

Gracias a Pixartprinting he hecho pequeñas tarjetas ilustradas que se han convertido oficialmente en nuestras tarjetas regalo en la librería.

Volvamos al momento en el que comenzó todo. ¿Cuándo surgió la idea de realizar las tarjetas ilustradas? Cuéntanos cómo llegaste a idear este proyecto.

A menudo la gente quiere regalar libros y juguetes, pero les preocupa equivocarse o elegir algo que ya tiene quien va a recibir el regalo, por lo que es frecuente que pidan tarjetas regalo en la librería, y ya tocaba hacerlas «como es debido». Necesitábamos una imagen bonita y alegre —ya que la tarjeta es sinónimo de celebración y regalos—, que fuese adecuada para niños pero también para adultos, y que sacase una sonrisa al recibirla. Y, además, queríamos una tarjeta regalo que pudiera convertirse también en una tarjeta de felicitación.

Una vez que diste con la idea adecuada, tuviste que fijarte un objetivo. ¿Qué querías conseguir con tu idea? ¿Cuál era el objetivo final?

El objetivo es divertir a quien vaya a recibir esta tarjeta regalo y animarlo a apreciar ilustraciones de un determinado tipo y productos cuidadosamente elegidos, coger al cliente de la mano e invitarlo a perderse dentro de nuestra librería. La imagen que elegí crear retrata animales de distintos tipos y tamaños que se divierten todos juntos.

Cuando se decide celebrar y regalar algo, también se hace para reunirse con la gente y pasar buenos momentos con total despreocupación. Quería que la ilustración creada describiese por completo la euforia de ese momento de celebración o alegría.

Ya tenemos la idea del proyecto y de su finalidad. ¡Ahora hay que ponerla en práctica! ¿Cómo lo hiciste? ¿En cuántas fases dividiste tu trabajo y cuáles fueron esas fases? Cuéntanos el proceso que te llevó a dar forma a tu idea y a tenerla lista para trabajar sobre ella e imprimirla.

Empiezo siempre dibujando todo a lápiz, muy rápidamente. Dibujo prácticamente en el formato final, el de la impresión, porque así consigo ver bien la gestión de los espacios.

En cuanto me siento satisfecha con la composición, comienzo a entintar con rotuladores de color negro de puntas de distinto grosor, para diferenciar los elementos que componen la imagen. Por ejemplo, los detalles muy pequeños los entinto con puntas muy finas, mientras que las partes que deben verse enseguida a primera vista las entinto con puntas mucho más gruesas, también con pincel.

Luego paso al color, siempre con rotulador, y para ello utilizo los Promarkers. Adoro esta fase en la que todo en la imagen cobra vida, en la que debes prestar mucha atención a las combinaciones de tonalidades. Para terminar, escaneo todo y arreglo un poco la imagen con Photoshop, preparándola para la impresión (si este es su fin).

¡Y llegó el momento de imprimir! ¿Cómo aprovechaste la impresión a la carta para crear las tarjetas? ¿Qué materiales elegiste?

Gracias al servicio de impresión a la carta, pude elegir el formato más adecuado para nuestra tarjeta y también el grosor del papel, así como la opción de imprimirlo en el anverso y el reverso. Opté por un papel no muy fino pero tampoco tan grueso como un cartón, algo entre medias, para hacerlo más resistente pero no exageradamente rígido. Como tenía también un presupuesto ajustado, elegí el mejor material y formato en relación calidad-precio. El resultado ha sido excelente.

¡Ahora toca aprovechar al máximo los productos creados! En tu caso, el objetivo era imprimir las tarjetas regalo «especiales» para una librería. ¿Qué sentiste al verlas listas para entregar a tus clientes?

Fue una sensación maravillosa. Una alegría enorme. Dado que el resultado final es muy similar al dibujo inicial hecho a mano, me siento muy satisfecha con el producto final.

¡Esto no es más que el principio! ¿Qué otros proyectos tienes en mente para más adelante? ¿Podrías revelarnos algo?

Algo os podemos contar :D. Nuestro objetivo es darle a la librería poco a poco un nuevo diseño que sea divertido y reconocible. Nos gusta mucho reír y bromear, queremos que esto se refleje en los dibujos que caracterizan nuestros nuevos marcapáginas y nuestras tarjetas de visita. También nuestro folleto, que presenta la programación trimestral de eventos en nuestra librería, necesita un rediseño. Y yo estoy deseando ocuparme de todos estos pequeños y nuevos desafíos artísticos.

You may also like